Fomento completa la señalización del polígono de Guadamía en la A-8

El empresario Victoriano Gómez, en su restaurante del polígono. / N. A.
El empresario Victoriano Gómez, en su restaurante del polígono. / N. A.

El promotor de la iniciativa es un hostelero que, desde la colocación de los paneles, ha notado un repunte en el número de clientes de su local

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

Han tenido que pasar catorce años desde su inauguración, pero el Ministerio de Fomento ha decidido completar la señalización del polígono industrial de Guadamía, en el concejo de Ribadesella. El pasado viernes quedaban instalados los nuevos carteles que indican los servicios públicos que se ofrecen en este parque empresarial: un área para el suministro de carburantes, la estación para la inspección técnica de vehículos (ITV) y una cafetería-restaurante.

En concreto, fue el propietario de este último establecimiento, Victoriano Gómez, quien hace doce años inició su particular calvario en busca de esta señalización. Primero lo hizo por su cuenta y, más tarde, con el apoyo del Ayuntamiento de Ribadesella. Sin embargo, ninguna de las dos vías dio resultado «porque había mucha señalización en la autovía y no se podían poner más carteles», explicó. Gómez cree que la reciente apertura de una gasolinera en el polígono ha propiciado un cambio de opinión al que da la bienvenida.

De hecho, desde que el viernes quedaron instalados los carteles, ha notado que el número de clientes ha crecido en su negocio. «La verdad es que nos hemos quedado sorprendidos. No sé si ha sido casualidad, pero estamos detectando la entrada de gente no habitual, aquellos que van de paso y hacen un alto en el camino para ir al baño o comprar agua», explicó.

Victoriano Gómez cree que la esperada actuación ministerial servirá para dar más vida a un polígono que, aunque lentamente, sigue creciendo. En fechas próximas comenzarán las obras de construcción de la nueva nave municipal de obras, que quedará ubicada muy cerca de su negocio, en la antigua parcela de la estación de transferencia de Cogersa. La obra ha sido adjudicada por 156.000 euros a una de las diez empresas presentadas a concurso público, concretamente la correspondiente a la oferta económicamente más ventajosa. Había otra inferior, pero fue declarada como baja temeraria al no ser justificada por su promotor.

Según adelantó el concejal de Obras y Servicios, Enrique Gancedo, solo falta la firma del contrato para el inicio de las obras, una actuación que se completará a lo largo de los próximos días. El plazo de ejecución de obras es de cuatro meses, de modo que el equipo de gobierno confía en que la intervención «esté lista a finales del verano».

Cuando esto ocurra, el Ayuntamiento riosellano podrá abandonar las antiguas instalaciones de la Central Lechera en La Mediana y despejará ese espacio para que el estuario del Sella pueda recuperar su estado natural en ese lugar, donde el Consistorio también tiene proyectado desarrollar unos huertos urbanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos