«La formación sobre el 'teleictus' no ha sido rigurosa», dicen los médicos

Presentación del dispositivo de videoconsulta del hospital de Arriondas este miércoles. /  NEL ACEBAL
Presentación del dispositivo de videoconsulta del hospital de Arriondas este miércoles. / NEL ACEBAL

Profesionales de urgencias del hospital de Arriondas denuncian que la preparación previa se limitó a «leer diapositivas» y «la guía se colgó el mismo día»

G. POMARADA ARRIONDAS.

El nuevo servicio de detección de ictus mediante videoconsulta no convence entre los profesionales de los servicios implicados del Hospital Grande Covián de Arriondas. Entre ellos los médicos de urgencias, que acusan una «falta de rigor» en la formación previa a la puesta en marcha del 'Teleictus'. «El algoritmo de actuación lo mandaron ayer -por el miércoles, mismo día de la presentación y visita el consejero Francisco del Busto- a las diez y media de la mañana y la guía también se colgó ese mismo día», señalan desde el Simpa, sindicato que insiste en que el malestar que reina entre los internistas y los profesionales de urgencias no procede del plano laboral, sino del asistencial. «No lo vemos negativo en sí, pero ha sido un programa que se ha querido poner en marcha con velocidad», indican.

La formación es uno de los aspectos que más preocupa, ya que se limitó a que «dos compañeros leyeron unas diapositivas y eso nos molestó», pues esperaban que fuese impartida por neurólogos. La percepción, insisten, es que han sido tratados como «meros espectadores» del proceso, a pesar de ser los profesionales encargados de su funcionamiento.

«Desembolso importante»

Las «dudas» van también dirigidas a la efectividad del programa en el caso específico del área sanitaria VI, donde «las particularidades no son las mismas que en Cangas del Narcea o Jarrio -los otros dos hospitales integrados en el 'Teleictus'-, los tiempos de desplazamiento a los centros de referencia son distintos y, además, en Arriondas hay UVI móvil», sostienen desde el Simpa. En este sentido, consideran que «se beneficiarán pacientes que ya estén en el hospital por otro motivo» o los de las zonas más cercanas. «Es muy poco el porcentaje real de pacientes que se puede beneficiar», dicen, por lo que la apuesta debería haberse centrado en «mejorar la entrada en los centros de referencia, el HUCA y Cabueñes». Recuerdan también que en caso de complicaciones, como hemorragias, «solo se puede tratar en el HUCA». Por todo ello, llaman a «analizar el gasto que se ha hecho» en el sistema de videoconsulta. «Ha sido un desembolso importante y hubiera sido más interesante que la inversión hubiera ido a la rehabilitación y fisioterapia» para los afectados por ictus, apuntan, ya que «el gimnasio que decían que iban a hacer abajo sigue sin estar».

Actualmente, en el hospital de Arriondas están en marcha unas obras de reforma y ampliación que cuentan con una partida de 165.000 euros en la ley de crédito extraordinario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos