El frío encoge a los Beyos

El ganador del certamen, Salvador Pilar, atiende el puesto de la quesería La Collada. / FOTOS: NEL ACEBAL
El ganador del certamen, Salvador Pilar, atiende el puesto de la quesería La Collada. / FOTOS: NEL ACEBAL

En Ponga se dieron cita menos productores pero 300 kilos de queso de «más calidad» | La quesería La Collada se impuso por segundo año consecutivo en la categoría profesional y David Junco se alzó con el premio artesanal

GLORIA POMARADA BELEÑO.

Con la nieve cubriendo las montañas del Parque Natural de Ponga y un viento gélido atravesando las calles de San Juan de Beleño, la de ayer no fue una jornada que invitase a acercarse a la XXXIV edición del certamen de Queso de los Beyos. A pesar del menor número de productores que este año se dieron cita en la capital pongueta -cinco artesanos y una quesería profesional- la calidad del producto alcanzó niveles «extraordinarios». Así lo destacó el jurado, integrado por tres miembros de la Cofradía de Amigos del Queso. Tras comprobar la textura, el aspecto, el olor, el corte y el sabor de las muestras seleccionadas de forma aleatoria, los jueces coronaron al elaborado por la quesería La Collada como mejor Beyos del certamen. El premio recayó por segundo año consecutivo en Salvador Pilar, productor de Cirieñu (Amieva), que en esta edición no encontró competencia a su pequeño manjar, ya que fue el único profesional del certamen. Más discutidos fueron los reconocimientos en la categoría de Beyos artesano, cuyo primer premio fue a parar al pongueto David Junco. Tras él, Alejandro Alonso se alzó con la plata y José Ángel Moriñigo con el bronce.

Más información

Estos cuatro productores galardonados, junto con Maite Traviesa y Jesús Moriñigo, reunieron en el certamen quesero cerca de 300 kilos de Beyos, cuyo precio de venta se fijó por segundo año en 17 euros para la variedad elaborada con leche de cabra y oveja y 15 euros en la de vaca. «Son unos precios que dejan satisfechos a los que compran», apuntó Salvador Pilar. Con independencia de las variaciones en el importe, el queso de Beyos consigue atraer cada año a un público fiel que aguarda a la cita pongueta para proveerse del producto, con IGP desde 2016. Por la carpa instalada tras la casa consistorial desfilaron visitantes que, ataviados con gorros y bufandas, desafiaron a las bajas temperaturas. «Estamos preparadas para el frío, venimos específicamente a por el queso ganador», contó la oventense Silvia Suárez. Para los madrileños Sofía Alainez y Rafael Ruiz al encanto del certamen gastronómico se suma su enclave. «Para ver la montaña así de bonita hay que pasar frío», bromearon. Frío tiene también que pasar el Beyos, cuya época idónea son los meses de invierno. De ahí que la cita se celebre en estas fechas, a pesar de que años atrás se trasladó a finales de mayo con el fin de atraer a un mayor número de visitantes. La memoria de tiempos pasados regresó de la mano del pregonero, el pintor Ramón Carreño Diego 'Monchi, que esbozó los recuerdos de una infancia marcada por la elaboración de queso en casa de sus abuelo, en Taranes.

«Honorables en política»

Ayer, San Juan de Beleño no fue solo la capital del queso, sino que se convirtió durante unas horas en un foro político en el que los representantes de Ayuntamiento y Principado abordaron la situación que atraviesa el concejo. El consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, destacó la importancia de «ser honorables en política» y reiteró su apoyo a la alcaldesa, la socialista Marta Alonso, y a la teniente de alcalde, María Santos, del PP. En agosto, Foro ofreció a la edil popular la posibilidad de alcanzar la alcaldía a través de una moción de censura, opción rechazada por Santos. Al certamen quesero acudieron también el director general de Comercio, Julio González Zapico; el director general de Desarrollo Rural, Jesús Casas; los diputados socialistas Dolores Álvarez Campillo y Marcos Gutiérrez Escandón y la diputada del PP Marifé Gómez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos