El fuerte oleaje vuelve a dañar la barandilla y el paseo de Santa Marina de Ribadesella

Operarios retiran la piedra depositada en Santa Marina. /  NEL ACEBAL
Operarios retiran la piedra depositada en Santa Marina. / NEL ACEBAL

El Ayuntamiento ha habilitado un pasillo provisional entre la piedra y confía en comenzar la reparación a partir de la próxima semana

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

El fuerte oleaje de las últimas horas en el mar Cantábrico ha vuelto a causar daños en el paseo marítimo de Ribadesella. Esta vez han sido menores que los registrados en el mes de enero pasado, pero suficientes como para generar preocupación debido a su reiterada insistencia. «Está visto que cada año que pasa vamos a peor», lamentó el concejal de seguridad ciudadana, Enrique Gancedo. En esta ocasión, según explicó, «los daños fueron mínimos porque solo se levantó un bloque de piedra y arrancó uno de los flotadores ornamentales de la barandilla que, por suerte, pudimos recuperar, así que a ver si somos capaces de reponerlo todo a partir de la semana que viene», aseguró Gancedo. El departamento de obras esperará a que transcurra la borrasca anunciada para este fin de semana, aunque al coincidir con mareas muertas, se espera que sea menos peligrosa.

La zona afectada es la de costumbre, la comprendida entre los chiringuitos de la zona central del paseo, donde los temporales penetran con fuerza, hasta el punto de levantar bloques de granito ajustados al hormigón con barras de hierro. Coincide con el tramo de barandilla que se está pintando en la actualidad, labor que ha tenido que interrumpirse debido a estos nuevos problemas. «Pintan cuando pueden, un día sí y cinco no», añadió el concejal.

El servicio de limpieza también se afanaba ayer en la retirada de la piedra que las olas van depositando sobre la superficie del paseo marítimo. «Esto ocurre un día sí y otro también», añadió Gancedo. Por ese motivo, se ha decidido habilitar «una franja, para que la gente pueda caminar, porque no tiene sentido limpiar a fondo todos los días». Ante esta continua situación, los espacios verdes del paseo se resienten y presentan un estado permanente de deterioro.

A su vez, el oleaje volvía a depositar nuevos residuos de madera en el arenal de Santa Marina. Estos se retirarán durante la limpieza pre-estival que realizará Cogersa, entidad que en la recogida previa a la Semana Santa hizo acopio de alrededor de 800 toneladas de despojos, en su mayor parte de madera que arrastra el río Sella. Este también se desbordó en diferentes ocasiones por la zona portuaria, aunque el presente año con reducida incidencia. El Ayuntamiento de Ribadesella ha preparado los pliegos para licitar en breve el servicio de limpieza del arenal de Santa Marina que tendrá que asumir a partir de este verano, aunque en principio con una subvención del Principado de Asturias.

Enrique Gancedo también confirmó que a finales de mes concluirán los trabajos de construcción de la senda peatonal que unirá la glorieta del dinosaurio, la Urbanización Monte Somos, con el pueblo de San Pedro. «Después intentaremos darle continuidad entre San Pedro y Abeu», se comprometió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos