La ganadería del Oriente vuelve a retroceder tras perder 42 explotaciones

Ganado vacuno en el concejo de Llanes, uno de los pocos donde aumentaron las reses. /  NEL ACEBAL
Ganado vacuno en el concejo de Llanes, uno de los pocos donde aumentaron las reses. / NEL ACEBAL

Después del repunte de 2016, el primero en dos décadas, el sector cerró el último año con 165 reses menos

GLORIA POMARADA INFIESTO.

Los del 2016 fueron los datos de un breve espejismo que el último ejercicio se ha encargado de devolver a la realidad. La ganadería en la comarca oriental regresa a la senda del crecimiento negativo tras el repunte experimentado hace dos años, el primero en las últimas dos décadas. Así, el número de explotaciones ganaderas del conjunto de los catorce municipios que integran la comarca pasa de las 2.340 a las 2.298 registradas al cierre de 2017, según los últimos datos publicados por la Sociedad Asturiana de Estudios Económicos (Sadei). La pérdida se traduce en un total de 42 ganaderías y un descenso del 1,79 por ciento, valores que exceden aquellas cuatro explotaciones que el Oriente había logrado sumar en 2016.

De vuelta a la tendencia negativa imperante en el sector en las últimas décadas, la pérdida se extiende también al número de reses. No obstante, la evolución anual deja unas cifras menos drásticas que en el número de explotaciones. Frente a las 77.843 cabezas de bovino de 2016, el último año se cerró con 77.678 reses, un descenso de 0,21 puntos porcentuales. La horquilla existente entre el descenso de explotaciones y cabezas es precisamente una de las tendencias que acompaña a la evolución del sector desde finales del pasado siglo. Mientras que la mitad de las explotaciones ganaderas de la comarca han ido desapareciendo, la cabaña bovina mantiene unas cifras similares. En 1998 se contabilizaban 81.431 reses, un 4,6 por ciento más que en el último año. Sin embargo, el análisis de las ganaderías deja un porcentaje más abultado: un 45 por ciento que refleja la pérdida de 1.904 explotaciones.

las ganaderías que permanecían activas al cierre de 2017, frente a las 3
340 contabilizadas en el año anterior. En 1998 llegaban a las 4.202.
cabezas de ganado bovino registradas en 2017 frente a las 77
843 del ejercicio anterior.
151
ganaderías de producción de leche perviven en la comarca oriental, siete menos que las registradas en el año previo.
mujeres están al frente de explotaciones ganaderas de la comarca, la mitad que hombres, con 1
386 profesionales del sector.

En cuanto a usos, la dedicación mayoritaria continúa siendo la cárnica. Un total de 2.091 explotaciones se dedican a la producción de carne frente a 151 lácteas y 56 que compatibilizan ambos fines. El concejo de Llanes se mantiene a la cabeza en el ranking de las explotaciones dedicadas a la leche, con 33 ganaderías, una cifra que dista de las 296 que llegó a acumular hace veinte años. Por su parte, concejos como Ponga o Amieva carecen de este tipo de ganaderías dedicadas a la leche.

En cuanto al diagnóstico por municipios, Piloña vuelve a liderar el número de explotaciones, con un total de 525. No obstante, pierde 24 respecto al año anterior. Le siguen en la lista con mayor número de ganaderías los concejos de Llanes, con 371; Cangas de Onís, con 247 y Parres, con 230. Estos tres concejos pierden, respectivamente, 1; 46 y 5 ganaderías.

La clasificación se altera en el número de reses, pues el municipio llanisco supera al piloñés con 14.833 vacas frente a 13.180. Llanes registra en este apartado uno de los pocos datos positivos del balance anual, pues ve incrementada la cabaña ganadera en 426 reses bovinas. Lo mismo ocurre en Parres, donde los ejemplares se incrementan en 122 y alcanzan así las 6.190 reses. Por su parte, Cangas de Onís experimenta un retroceso y baja hasta las 10.027 cabezas.

Otro de los datos llamativos del balance es el de la titularidad de las explotaciones por sexo. La mujer representa en el sector de la ganadería un 33 por ciento. La cifra más alta de ganaderías en manos de mujeres se encuentra en Piloña, con 208, y uno de los datos más parejos entre ambos sexos es el registrado en Peñamellera Alta, con 25 explotaciones gestionadas por hombres frente a las 23 por ganaderas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos