«La gestión de la Mancomunidad del Oriente no se hizo bien desde el inicio»

Los alcaldes de la comarca apuestan por crear una nueva figura de cooperación con «menos costes y más pequeña»

LAURA CASTRO LLANES.

Ponerle fin a la Mancomunidad del Oriente se ha convertido en todo un quebradero de cabeza para los concejos que la integran y que llevan cinco años envueltos en trámites para liquidarla. A pesar de la propuesta planteada por el alcalde de Peñamellera Baja, José Manuel Fernández, para hacer «una seria reflexión acerca de la posibilidad de detener la disolución y retomar su actividad», los alcaldes de la comarca son partidarios de extinguir esta figura jurídica.

«No entiendo que se cambie de criterio con esta facilidad. Se tomó una determinación hace unos años y el proceso está tardando más de lo que debiera. La Mancomunidad no da servicio de nada y aún así, pagamos unos 9.000 euros anuales por ella», explicó la alcaldesa riosellana, Charo Fernández Román. Su opinión seguía la línea de lo expuesto por el regidor de Onís, José Manuel Abeledo, quien aseveró que la propuesta «no era coherente, pues no es el momento de hacer este tipo de aportaciones con los despidos que se han llevado a cabo y la que está cayendo en el matadero». También Jesús Bordás, alcalde de Ribadedeva, expresó su sorpresa ante la reflexión del dirigente de Peñamellera Baja y concluyó que «la refundación de la Mancomunidad del Oriente tal y como está ahora es una tomadura de pelo y más si lo promueve un representante local de un partido político que en su momento apoyó la resolución».

Asimismo, algunos regidores no dudan en señalar que «la mala gestión» de esta figura jurídica ha sido el principal motivo de su fracaso. «Cualquier tipo de agrupación en busca de un fin común es muy positiva, pero en este caso no funcionó porque se usaba como una especie de parlamento pequeño del Oriente donde echarse trastos políticos», explicó Enrique Riestra, alcalde de Llanes. En este sentido, se expresó también Francisco González, regidor de Cabrales, quien señaló que «lo que mal empieza mal acaba y la gestión de la Mancomunidad no se hizo bien desde el principio».

«Pagamos 9.000 euros al año por una figura que no da ningún servicio»

Es por esto que la opinión general es clara: seguir adelante con la disolución. No obstante, la mayoría de los regidores de la comarca llegan a un punto de encuentro común que pasa por estudiar la posibilidad de aunar servicios de una manera más reducida y económica. «Estamos abiertos a la cooperación entre municipios, especialmente porque los concejos pequeños recibimos muy poca ayuda de la Administración regional y en un futuro no nos quedará otra que unirnos y colaborar entre nosotros», expresó Charo Fernández. Mientras algunos regidores como los de Onís, Ribadesella o Peñamellera Alta optan por defender la agrupación de servicios mediante convenios más esporádicos, otros optan por crear una mancomunidad más pequeña. «Los municipios de Llanes, Ribadedeva, las Peñamelleras y Cabrales podríamos unirnos para desarrollar iniciativas comunes, pues territorialmente sería más pequeña y se podría trabajar más a gusto», contempló Jesús Bordás.

Abrir un periodo de reflexión

Igualmente, los regidores de Amieva y Piloña valoraron la posibilidad de encontrar una nueva figura jurídica que incluya la cooperación entre concejos y se adapte mejor a la situación de la comarca oriental. «Necesitamos un instrumento más adecuado que conlleve unos costes mínimos, Debemos abrir un periodo de reflexión y ver cómo podemos hacerlo de la mejor forma posible», señaló José Félix Fernández, alcalde amievense. «Hay que poner sobre la mesa las competencias de cada uno para poder tomar una decisión común sobre lo que nos interesaría mancomunar», añadió el piloñés Iván Allende.

Por su parte, José Manuel Fernán defendió la propuesta que realizó durante el Pleno del jueves y señaló que «la disolución se llevó a cabo en una época y situación económica diferentes. Creo que hay contenido más que de sobra para mancomunar ciertos servicios, pero debemos encontrar la voluntad política para hacerlo». Concluyó que «de uno en uno, no logramos nada y menos los concejos pequeños».

Fotos

Vídeos