El Grupo Torreblanca recreará medio siglo después el hallazgo de Tito Bustillo

Ruperto Álvarez, Jesús F. Malvárez, Amparo Izquierdo y Eloísa F. Bustillo ayer, durante su visita a Tito Bustillo. /  E. C.
Ruperto Álvarez, Jesús F. Malvárez, Amparo Izquierdo y Eloísa F. Bustillo ayer, durante su visita a Tito Bustillo. / E. C.

Ruperto Álvarez y Amparo Izquierdo descenderán en la mañana del sábado por el Pozu La Cerezal y por la tarde participarán en una mesa redonda

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

Ayer se cumplían cincuenta años del histórico descubrimiento de las pinturas rupestres de Ribadesella, las que bajo el macizo de Ardines encontraron dos riosellanos y un grupo de ocho espeleólogos procedentes de Oviedo. Aprovechando la efeméride, cuatro de aquellos jóvenes intrépidos visitaron la cueva y el Centro de Arte Rupestre: Eloísa F. Bustillo, Jesús Manuel F. Malvárez, Amparo Izquierdo y Ruperto Álvarez. Estos dos últimos van a participar el próximo sábado en una recreación del descubrimiento.

El Grupo de Montaña Torreblanca, principal protagonista de aquel acontecimiento, está preparando la reconstrucción de los hechos. Será en la mañana del sábado, con la participación de diez personas que se descolgarán por el Pozu La Cerezal, una sima de unos cien metros de descenso situada en las proximidades del Pozu'l Ramu, por el que bajaron en abril de 1968. Dirigiendo la operación estará la nueva presidenta del grupo, Orcelia Rodríguez, en coordinación con los guardas de la cueva.

Ruperto Álvarez aseguraba ayer encontrarse en perfecto estado de forma para participar en la recreación porque, además, «vamos muy bien protegidos por los compañeros del Grupo Torreblanca». Concluida la recreación, los asistentes participarán de una comida y por la tarde en una mesa redonda, organizada por el Ayuntamiento de Ribadesella, a la que asistirán, entre otros, los cuatro que ayer se reencontraron en Ribadesella.

La lista de los descubridores de las pinturas rupestres riosellanas se completa con los nombres de Pilar González, Adolfo Inda, María Pía Posada, Elías Ramos y los fallecidos Fernando López y Celestino Fernández Bustillo (Tito Bustillo). Este último fue el que dio nombre a la cueva tras su repentina muerte pocos días después del descubrimiento.

La mesa redonda servirá para aclarar la fecha exacta del descubrimiento. Para Ruperto y los tres que ayer le acompañaron en Ribadesella está claro. Fue el 11 de abril de 1968, Jueves Santo. «Lo tengo bastante documentado, sobre todo con la prensa de por aquel entonces. Creo que no hay motivo para la especulación», aseguró.

El Ayuntamiento presentará este viernes el programa de actividades diseñado con motivo del cincuentenario y a las 20.45 horas, en la iglesia parroquial, se celebrará un concierto a cargo del Coro de la Fundación Princesa de Asturias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos