Un atracador muerto y otro detenido en el asalto a un banco en Cangas de Onís

El hombre, que tenía antecedentes por hechos similares, se suicidó con un tiro en la cabeza | Un guardia civil ha resultado herido aunque su estado no reviste gravedad | Los tres rehenes que permanecieron tres horas retenidos en la sucursal resultaron ilesos aunque recibieron asistencia sanitaria

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Un atracador muerto (se ha suicidado) y otro detenido, un guardia civil herido por arma de fuego y tres rehenes liberados e ilesos. Es el balance general de la tensa mañana vivida este martes en el centro de Cangas de Onís con el intento de atraco a una sucursal bancaria de Liberbank de la avenida de Covadonga.

El asalto comenzaba pasadas las nueve de la mañana, cuando dos individuos armados accedieron al interior de la sucursal bancaria, momento en que se activa la alarma en la Comandancia de Gijón. Hasta allí se desplazaron varias patrullas de la Guardia civil y de la Policía Local de Cangas coincidiendo su llegada con la salida del banco de los atracadores. Es entonces cuando comienza un intercambio de disparos que tiene como resultado un agente herido de bala en un brazo, por lo que tuvo que ser atendido en el Hospital de Arriondas. La Guardia Civil de Asturias escribía posteriormente en su cuenta oficial de Twitter: «Un abrazo con deseos de pronta recuperación a Marcos, guardia civil de #Asturias herido de bala durante un atraco».

En esa operación uno de los atracadores acabó tumbado en la acera con los brazos en cruz, mientras que otro se atrincheraba en el interior con tres rehenes, dos mujeres empleadas de Liberbank y un hombre que había acudido como cliente. La Guardia Civil procedió a la detención del hombre que quedó en el exterior, identificado como J.M.S.V, de 43 años y natural de Burgos.

En el interior, mientras tanto, su compañero J.C.S.G., de Miranda de Ebro (Burgos) y de 60 años, prolongó la tensión del atraco durante unas tres horas. Un negociador inició, según explicó la Guardia Civil, un diálogo con el individuo que, finalmente, pasadas las doce del mediodía, dejaba salir a los tres rehenes, que no sufrieron lesiones, pero que han requerido asistencia sanitaria por la tensión sufrida durante esas horas de cautiverio.

Posteriormente, la Guardia Civil informaba de que el atracador atrincherado se había pegado un tiro en la cabeza. Aunque los servicios de emergencia entraron en la sucursal para intentar salvar su vida, el hombre acabó falleciendo. El hombre, de 59 años, había salido recientemente de prisión y tenía numerosos antecedentes por robos en bancos fuera de Asturias.

Durante todo ese tiempo, la avenida Covadong permaneció acordonada y hubo un gran dispositivo de seguridad para intentar evitar daños a la numerosa población que acudió hasta la zona para enterarse de lo que estaba sucediendo.

Más información

Fotos

Vídeos