Gumartini, El Recuestu y Dionisia López Sánchez tienen los mejores quesos de Picos de Europa

NEL ACEBAL

La Collada se llevó el premio de Los Beyos, Baró el de Quesucu de Liébana y La Brañuca de Bejes el de Picón de Tresviso-Bejes

Lucía Ramos
LUCÍA RAMOS

Más de cuarenta queserías de Asturias y Cantabria se dieron cita esta mañana en Cangas de Onís para participar en el 77 Concurso-Exposición de Quesos de Picos de Europa. En una jornada soleada, fueron cientos los cangueses y visitantes que se acercaron a la capital para disfrutar de uno de los manjares más internacionales de la región. Tras una disputada cata, llegó la hora de la verdad y el jurado dio a conocer su veredicto, proclamando al de la de la Quesería Gumartini de Cangas de Onís como el mejor Gamonéu del Puertu, seguido por los de Enrique Remis y el joven José Luis Alonso, de la Quesería Uberdón, quien acudía por primera vez al certamen y en solo dos horas vendió los 80 kilos que bajó. En la categoría de Gamonéu Del Valle la vencedora fue la Quesería El Recuestu, de Cangas de Onís, seguida por Priena y La Solana.

La cabraliega Dionisia López Sánchez, por su parte, se proclamó como la mejor elaboradora de Cabrales, tras décadas de experiencia. En segundo lugar quedó la Quesería Valfríu y en tercero, la Quesería Maín, que regenta Jéssica López, presidenta del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida. En la categoría de Los Beyos, el oro fue para La Collada, la plata para Carlos Calleja Amado y el bronce para Pico del Sella.

Pasando la frontera hasta la vecina comunidad de Cantabria, el de Baró fue seleccionado como el mejor Quesucu de Liébana, seguido por el de Peñalón y el de Alles. En la categoría de Picón de Bejes-Tresviso la vencedora fue la quesería La Brañuca de Bejes, seguida por Ándara y Casa Campo.

La jornada finalizó, como viene siendo habitual, con la subasta del lote que contiene los mejores quesos asturianos. Tras una reñida disputa en la que se enfrentaron cinco pujadores de Cangas de Onís, Parres y Oviedo, fue finalmente el restaurante La Madreñería, de la capital canguesa, quien se hizo con la preciada tabla quesera por 3.200 euros.

Fotos

Vídeos