«Haremos lo que sea necesario para seguir disponiendo de pediatra»

Los padres y vecinos de Cabrales, en contra de la sustitución de especialistas en salud infantil por médicos de familia en la zona

LUCÍA RAMOS CARREÑA.

Dispuestos a todo para garantizar que los cabraliegos de menor edad dispongan de la mejor atención médica especializada posible. Así se mostraban ayer no solo los progenitores que residen en el concejo, sino los propios vecinos de la zona, tras conocer que la falta de especialistas obligará, con toda probabilidad, a sustituir al actual pediatra que visita el centro de salud del municipio una vez a la semana por un médico de familia.

«Estamos muy preocupados. Ya te las ves y te las deseas para conseguir que el especialista atienda a tu hijo porque solo está dos horas a la semana, si encima nos traen a un médico de familia, la cosa va a peor», explicaba Verónica López, de Arenas. A su lado, otra madre de la misma localidad, Esther Tolosa, le daba la razón. «Se están riendo de nosotros. Ya pagamos para poder tener sanidad pública, no estamos dispuestos a tener que hacerlo otra vez para acudir a la privada», criticó, y manifestó su «total respeto por los médicos de familia. Pero si la solución va a ser traer a uno en vez de a un pediatra, se lo pueden ahorrar y dedicar ese dinero a otras cosas, pues para eso voy a mi médico de cabecera, que por lo menos ya nos conoce», aseveró.

María Oliva Guerra, madre residente en Carreña, simplificaba la ecuación. «Si a alguien que padece del corazón lo atiende un cardiólogo, yo quiero que a mi hijo lo atienda un pediatra, pues para eso existe la especialidad», manifestó, e indicó que «trescientos niños merecen que haya consulta, al menos, dos días a la semana». Opinión similar a la manifestada por Diolis Ramírez, vecina de Arenas que acostumbra a cuidar de sus nietos cuando los padres de los niños trabajan. «Con toda esta situación lo que veo es que vamos para atrás. Si hace años, cuando había menos pequeños, sí disponíamos de pediatra y durante toda una mañana, no entiendo que ahora, que por fin tenemos más niños, recorten este servicio», criticó.

Los cabraliegos valoran manifestarse el 17 de agosto, durante la visita del consejero de Sanidad«Si la solución es traer a un médico de familia, me voy al mío, que al menos ya nos conoce»

Lara Lombraña, por su parte, se mostró indignada por el hecho de que «los pediatras del hospital de Arriondas planteasen una posible solución al problema y desde el Servicio de Salud del Principado (Sespa) no les hayan hecho ni caso. Si para que nos escuchen tenemos que colapsar las Urgencias, lo haremos muy a nuestro pesar, pues no queremos perjudicar ni a los profesionales ni a otros usuarios, pero no nos vamos a quedar callados ante lo que está sucediendo», manifestó. También Begoña Díaz, madre en Arenas, se mostró dispuesta a «hacer lo que sea necesario para seguir disponiendo de pediatra. Nuestros hijos tienen el mismo derecho que los de otras zonas de Asturias a ser atendidos por un especialista», apostilló.

Los progenitores, quienes ya se están moviendo para lograr una respuesta por parte del Principado y ya estudian realizar una protesta el próximo 17 de agosto, coincidiendo con la visita del consejero de Sanidad a la comarca, cuentan con el apoyo de otros vecinos del concejo que, aunque no tienen hijos, consideran que lo que está en juego es «un servicio básico. No pueden obligar a la gente a desplazarse cuarenta kilómetros cada vez que su hijo se ponga malo», indicó el joven Javier Suárez. Uno de sus paisanos, Ángel Gonzalo Gutiérrez, se mostró de acuerdo e indicó que «si lo que queremos es fomentar que los pueblos crezcan y que la gente joven tenga niños, no podemos quitarles servicios».

Más

Fotos

Vídeos