Una hoguera para San Francisco

Medio centenar de mozos participaron el la platación de hoguera de San Francisco, en Lledías. / J. LLACA.

Hoy se celebra el día grande con un programa que incluye pasacalles, traslado de los ramos, misa, subasta de los panes y festival folclóricoLos vecinos de Lledías plantan un eucalipto de 36 metros y 1.000 kilos de peso

GUILLERMO FERNÁNDEZ LLANES.

Entrado ya el otoño, la localidad llanisca de Lledías está en fiestas y los vecinos celebraban ayer la jornada de víspera con la plantación de la hoguera, un eucalipto de 36 metros y mil kilos de peso que a primeras horas de la tarde habían cortado en el bosque de Jaces. Hoy, desde bien temprano, se echarán las campanas al vuelo en el día grande de San Francisco con un programa matinal que incluye traslado de los ramos, misa, procesión, subasta de los panes y festival folclórico.

Acompañados por gaitero Santi Galguera y el tamboritero José Rey, medio centenar de mozos llegaban a las seis de la tarde con el eucalipto a la finca del Corral. En medio de sana algarabía, y reparadores tragos de calimocho, colocaban tres cuerdas en el tronco para iniciar la plantación. No se olvidaron de amarrar en la cima del árbol las banderas de España y Asturias y a pocos metros del lugar elegido para perpetuar un rito centenario, dos decenas de mozas, batiendo con garbo y salero sus panderetas, trataban de infundir ánimo en los esforzados plantadores.

Los mozos se acompañaban de tres 'jorquetos' de diferente tamaño y en media hora habían puesto el árbol en posición vertical, con la cima mirando al cielo, donde las amenazadoras nubes habían dado paso a un sol tímido y esperanzador. Para ir retacando la llegada del eucalipto al hoyo utilizaron dos palas y tres azadas con el fin de ir arrimando tierra y piedras para que el árbol se mantenga en posición vertical durante los próximos 365 días. De dirigir el operativo se encargó el veterano Pedro Argüelles Pedrón.

Dos decenas de mozas infundían ánimo a los plantadores batiendo sus panderetas

Una vez finiquitado el trabajo, una multitud formada por mozos, mozas, vecinos y visitantes, se dirigió hacia la capilla de San Francisco con la finalidad de participar en una merienda que incluía costillas, criollos, embutidos, empanadas y boronas preñadas. Había felicidad en el rostro de los presentes por el éxito del principal acontecimiento de la jornada de víspera y a continuación llegaba el ensayo general de los bailes que hoy podrán contemplar quienes acudan a Lledías a disfrutar del día grande de San Francisco. Los más pequeños interpretaron las jotas de Caldueño y Cadavedo, y la Danza del Agua, «una variante de la Giraldilla de Avilés», según explicaba uno de los espectadores. Y los mayores pusieron en escena la Jota del Cuera, la Bomba, el Xiringüelu de Naves y el Pericote.

A la llegada de la noche, bajo una previsora y amplia carpa, tení lugar la primera verbena amenizada por dos orquestas.

Para hoy, los vecinos de Lledías tienen puestas sus esperanzas en un programa festivo que, a ritmo de gaita y tambor, se inicia con un pasacalles. Los gaiteros, acompañados por mozas ataviadas de llanisca y hombres enfundados en el traje de porruano, trasladarán los tres ramos de rosquillas y pan artesanal a la recoleta capilla de San Francisco, donde tendrá lugar la función religiosa seguida de procesión. Una vez finalizado el cortejo llegará el ofrecimiento de los ramos, la subasta de los panes y el festival folclórico. Y por la tarde, en un breve desplazamiento, los romeros repetirán los bailes para animar a los ancianos de la residencia Sierra del Cuera.

Fotos

Vídeos