Los iconos turísticos del Oriente ganan el pulso al mal tiempo

El goteo de visitantes fue incesante en lugares emblemáticos de la capital llanisca, como los Cubos de la Memoria. /  JUAN LLACA
El goteo de visitantes fue incesante en lugares emblemáticos de la capital llanisca, como los Cubos de la Memoria. / JUAN LLACA

Pese a la lluvia, fueron miles los visitantes que disfrutaron de parajes como los Lagos, Cangas de Onís y Llanes

LUCÍA RAMOS LLANES/CANGAS DE ONÍS.

La lluvia no puede con el encanto del Oriente asturiano. Los empresarios de Cangas de Onís y Llanes respiraban ayer tranquilos tras comprobar que su temor a que el mal tiempo 'espantase' a los visitantes era infundado. Pese a los intermitentes chubascos, miles de personas llegadas de diversos puntos del país disfrutaban ya desde primera hora de la mañana de los entornos del Real Sitio de Covadonga y los Lagos, en el caso del concejo cangués, y del casco viejo y los Cubos de la Memoria en la villa llanisca, así como en otros puntos de interés de la comarca.

«El turista que viene en esta época a Asturias sabe de sobra lo que hay y, quitando las lluvias de hoy -por ayer-, estamos teniendo buen tiempo. Aunque no disponemos de momento de datos oficiales de ocupación, solo hay que salir a la calle para ver que hay movimiento, hay gente», manifestaba el presidente de la Asociación de Alojamientos Turísticos de Llanes (Fomtur), Ángel Bada. También Ángel Garaña, al frente de la Asociación Llanisca de Restaurantes (Allares), se mostraba más que contento. «Está siendo un puente muy bueno, tuvimos gente prácticamente desde el martes, aunque fue ayer por la tarde -por el jueves- cuando todo 'explotó'. Llanes está guapísimo, con la iluminación navideña, el mercado de la plaza del Muelle y toda la gente paseando», apuntó el empresario, quien destacó también la «enorme» presencia de personas con segunda residencia en el concejo. «Para nosotros también son muy importantes, pues suelen venir a descansar, a disfrutar de los días festivos y consumen en los negocios locales», apuntó.

En Cangas de Onís el sentir entre los empresarios turísticos era el mismo. «Tenemos bastante gente por el concejo, lo cierto es que se superaron nuestras expectativas y pese a la llegada del mal tiempo no tenemos constancia de cancelaciones», explicaba el presidente de la Asociación de Empresarios de los Picos de Europa (Incatur), Toño Sánchez. La estampa de los Lagos de Covadonga nevados, así como la puesta en marcha del Plan de Transporte que «garantiza que se puede subir sin problemas, están ayudando mucho a la hora de atraer visitantes», reconocía.

«Un cuento de Navidad»

Precisamente, tanto los Lagos como el Santuario de Covadonga están siendo estos días un auténtico hervidero de visitantes. Es el caso de Carlos Campoo, Irene del Valle y su hija Estela, de diez años, llegados desde Madrid. «Ya vinimos más veces a Cangas de Onís porque la zona nos encanta, así que subir a los Lagos y encontrarlos nevados fue lo único que nos faltaba, no podemos estar más felices», reconocían, mientras la pequeña correteaba sobre la nieve. «Es increíble, parece que estemos dentro de un cuento de Navidad», exclamó, radiante. A unos kilómetros del Ercina, junto a la Basílica, Daniel Ortíz se hacía una fotografía junto a sus padres y su hermana. «Soy militar destinado en Asturias desde hace algo más de un año y aproveché que vino mi familia a verme desde Castellón para presumir de la 'tierrina'», explicó. Junto a él, sus familiares reconocían haberse quedado «prendados» del paisaje que rodea al Real Sitio.

Pero no todo es alegrar la vista y si en algo es especialista Asturias es en conquistar a quienes la visitan por el estómago. «Vinimos a pasar unos días y estamos disfrutando muchísimo con la gastronomía, nos encanta lo bien que se come aquí», reconocían los madrileños Paloma Tejada y Raúl Martín, en pleno centro de Llanes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos