«Un informe de la CUOTA advierte que no se puede construir en las zonas con planes parciales»

Marián García de la Llana.
Marián García de la Llana. / N. A.

La edil de Urbanismo de Llanes responde a los constructores que no pueden emitir licencias en las áreas desarrolladas con estas figuras amparadas por el PGO anulado

TERRY BASTERRA LLANES.

El Ayuntamiento de Llanes no puede conceder licencias en aquellas zonas urbanas del concejo de Llanes que fueron desarrolladas por medio de planes parciales amparados posteriormente por el Plan General de Ordenación anulado en 2011 por los tribunales de justicia. Así lo indica la concejal de Urbanismo llanisca, la forista Marián García de la Llana, en respuesta a las demandas trasladas por la Asociación de Empresarios de la Construcción del Oriente de Asturias (Asecoa) este fin de semana, quienes criticaban que el Ayuntamiento se apoyase en un informe externo elaborado por un despacho de abogados de Madrid para no conceder licencias de construcción en lugares como La Huertona, La Raizona o La Llavandera.

De la Llana reconoce que se encargó este informe, pero con el fin de clarificar las dudas que existían entre las interpretaciones contrarias que había entre algunos técnicos municipales. En este sentido apunta que el documento recibido de Madrid respalda las tesis recogidas por «un informe de la CUOTA en el que se nos advierte que no se pueden dar licencias para construir viviendas en las zonas desarrolladas con planes parciales».

En el fondo de la cuestión, indica la concejal, está la sentencia del 15 de octubre de 2013 emitida por el Tribunal Supremo y en la que se ratificaba la anulación del Plan Parcial de La Talá decretada por el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) en abril de 2010. El fallo del Supremo indicaba que «la declaración de nulidad de un plan de urbanismo determina que los instrumentos de planeamiento jerárquicamente subordinados al declarado nulo devienen asimismo nulos, justamente por haber quedado desprovistos de sustento normativo». Esta sentencia hace que no se pueda construir en La Talá, pero tampoco en el resto de planes parciales amparados por aquel documento, apunta De la Llana, como son La Huertona, La Raizona o La Llavandera, pero también Las Bárcenas, Los Barquitos o Prau Riu, por citar algunos de ellos.

«La sentencia de La Talá es vinculante. Si no se puede construir allí tampoco en ninguno de los planes parciales»

«La sentencia de La Talá es vinculante y si no se puede construir allí tampoco en ninguno de los otros lugares que se desarrollaron por medio de planes parciales», recalca la edil de Urbanismo llanisca, quien explica que «por responsabilidad no podemos conceder licencias para construir viviendas en aquellos lugares en los que no podamos garantizar su seguridad jurídica». Y es que la sombra del derribo del hotel Kaype está muy presente en el área de Urbanismo del Ayuntamiento a la hora de revisar y autorizar cada nuevo permiso.

La concejal de Urbanismo reconoce que esta situación jurídica «bloquea» la emisión de licencias en algunas zonas de Llanes, como apuntan desde Asecoa, pero niega que sea por voluntad del Ayuntamiento. Además asegura que el sector de la construcción «no está paralizado en el concejo». «Cada día entran una media de 20 solicitudes de licencia, la mayoría de ellas para la rehabilitación de viviendas», detalla la titular de Urbanismo, quien no esconde su enfado con Asecoa por las críticas realizadas al Consistorio y «porque conocen de primera mano la situación en la que estamos porque se les explicó personalmente».

Normas provisionales

En cuanto al escrito presentado por los constructores a la CUOTA para que elabore unas normas urbanísticas para el concejo de Llanes que permitan dar seguridad jurídica a la actividad que se desarrolla en el municipio, Marián García de la Llana recuerda que «desde el Ayuntamiento ya trasladamos esa misma petición a la CUOTA hace más de un año, pero por cuestiones políticas no la atendieron». «Si las hubiesen redactado muchos de los problemas y dudas que existen ahora estarían solucionados», añade.

En este sentido la concejal de Urbanismo recuerda que mantuvo reuniones en Oviedo con responsables de la CUOTA para avanzar en la delimitación de los suelos urbanos y rurales del concejo, con el fin de dar seguridad jurídica a las construcciones del municipio, pero aquella iniciativa quedó paralizada por decisión del Gobierno regional.

Por último De la Llana quiere recalcar que Asecoa no representa a todo el sector, ya que «hay empresarios de la construcción que están buscando soluciones con nosotros» para lograr que se clarifique la situación jurídica de las diferentes zonas del concejo de cara a realizar futuras edificaciones y que estas no se vean afectadas por denuncias que anulen las licencias municipales otorgadas, con la consiguiente responsabilidad patrimonial para el Consistorio.

Fotos

Vídeos