Infraestructuras adjudica el saneamiento de Llueves con una bajada de más del 36%

Un cartel, pidiendo saneamiento, cuelga de un hórreo en la localidad canguesa de Llueves. /  NEL ACEBAL
Un cartel, pidiendo saneamiento, cuelga de un hórreo en la localidad canguesa de Llueves. / NEL ACEBAL

Las obras, con un plazo de cuatro meses, tenían un presupuesto base de 400.000 euros y serán finalmente ejecutadas por algo más de 250.000

LUCÍA RAMOS CANGAS DE ONÍS.

Comienza la cuenta atrás para que los vecinos de la localidad canguesa de Llueves puedan disponer de una red de saneamiento, tras más de tres décadas de espera. Los trabajos para conectar las cerca de sesenta viviendas existentes en esta población con el sistema que desde hace tiempo recoge las aguas residuales de la zona fueron adjudicados el pasado 5 de octubre a la empresa Alvargonzález Contratas S. A. por 255.310 euros, IVA incluido. Se trata de una cifra notablemente más baja que aquella con la que en su día salió a licitación el contrato y que fue de 403.051,51 euros. Es decir, las obras se llevarán a cabo con un coste que rebaja en 147.741,51 euros el presupuesto base, lo que supone una bajada de más del 36%.

Se trata de una actuación largamente exigida por los vecinos y por la que llevan años apostando desde el gobierno local, liderado por el popular José Manuel González Castro. De hecho, según relataba el propio regidor hace unos meses a este diario, el Consistorio encargó la redacción del proyecto ya a principios de 2014 para presentar poco después, en mayo del mismo año, el documento elaborado por los técnicos ante la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, dirigida entonces por Belén Fernández. Tras un primer revés, al negarse el Principado a financiar las obras en noviembre del pasado ejercicio, los cangueses recobraban la esperanza un mes después gracias al acuerdo alcanzado entre PSOE y PP para aprobar los presupuestos asturianos de 2017, puesto que una de las exigencias de estos últimos era la de llevar a cabo una serie de obras pendientes en Cangas de Onís, entre ellas, la red de saneamiento de Llueves.

Tras conseguir hacerse con el permiso de los propietarios de todos los terrenos afectados, la ejecución de los trabajos salía finalmente a licitación el pasado 4 de agosto. Fueron siete las empresas que optaron a hacerse con el contrato que finalmente se llevó Alvargonzález. Desde la Junta de Saneamiento del Principado indicaban ya entonces cómo «las obras del colector interceptor de los ríos Sella, Güeña y Covadonga, que recoge las aguas residuales de los núcleos del valle, se encuentran finalizadas y ya está en funcionamiento Para extender la recogida de aguas al núcleo de Llueves, próximo a la localidad de Cangas de Onís, resulta necesario construir ramales de recogida y colectores secundarios que conecten con los actualmente existentes». También justificaban en la «complejidad» de la ejecución de los trabajos el hecho de que éstos se contratasen por procedimiento abierto y con pluralidad de criterios, ya que precisamente esa dificultad «obliga a que la empresa adjudicataria disponga de tecnologías especialmente avanzadas».

Según acordó en su día la Consejería de Infraestructuras, el pago de las obras se llevará a cabo en dos anualidades, abonándose una primera parte, de 200.000 euros, en el presente ejercicio y haciendo lo propio con los 200.000 euros restantes -tras la bajada serán 55.310- en 2018. Si a partir de ahora todo va según lo esperado y no se produce ningún contratiempo, la empresa adjudicataria podría estar en disposición de iniciar la intervención antes de que finalice el año.

Gran necesidad

Como ya señaló en varias ocasiones el alcalde de Cangas de Onís, «estas obras son muy necesarias, pues en Llueves existe una gran problemática, ya que las aguas fecales se evacúan a fosas sépticas que, a su vez, vierten a carreteras públicas o al río Güeña. Además, la ausencia de un sistema de alcantarillado complica mucho la situación en días de lluvia». Según recoge el proyecto encargado en su día por el Consistorio, la presencia de dos barrios diferenciados en la localidad canguesa, los cuales se encuentran a diferentes alturas, hace que la mejor opción sea construir dos líneas de recogida. Una de ellas conectará con el colector que vierte las aguas al interceptor del Sella en un punto situado en la senda peatonal que una la ciudad canguesa con Villanueva. Para la segunda línea, los técnicos recomiendan construir un nuevo colector que conecte con la red municipal de saneamiento en la carretera CO-1, a la altura de la avenida Contranquil. De esta forma se evitará la instalación de bombeos.

Está previsto que la nueva red dé servicio a 57 viviendas en las que residen en torno a 230 habitantes. Para ello, se instalarán 3.906 metros de tubería, de los que 3.190 corresponden a tubos de 31,5 centímetros de diámetro y los 716 restantes, a tubos de 25 centímetros.

Fotos

Vídeos