Infraestructuras arreglará la carretera de Llonín, en Peñamellera Alta

Un vehículo circula por la carretera que da acceso a la localidad de Llonín, en Peñamellera Alta. /  ACEBAL
Un vehículo circula por la carretera que da acceso a la localidad de Llonín, en Peñamellera Alta. / ACEBAL

Lastra se comprometió con el regidor, durante una reunión en Oviedo, a tener actualizado el proyecto en verano para licitar los trabajos antes de que finalice 2018

L. RAMOS ALLES.

Los vecinos de la pequeña localidad peñamellerana de Llonín comienzan a vislumbrar la luz al final del túnel. Tras varios años de incertidumbre, en los que incluso se llegó a redactar un proyecto, el consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente del Principado, Fernando Lastra, se comprometía ayer con el regidor de Peñamellera Alta, el forista José Antonio Roque, a iniciar los trámites necesarios para poder llevar a cabo de una vez por todas los trabajos de reparación de la carretera que da acceso al citado pueblo, así como a la cueva de Llonín, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en julio de 2008.

Según relataba ayer a este diario el propio alcalde peñamellerano, Lastra manifestó durante una reunión celebrada en Oviedo su intención de «actualizar el proyecto de 2012, que fijaba un presupuesto superior a 1,3 millones de euros», para adecuarlo a la situación en que se encuentra este vial hoy en día. «Me dijo que iban a trabajar para tener lista esta actualización antes del próximo verano y así poder sacar los trabajos a licitación durante el segundo semestre de 2018», indicó Roque.

Se trata de una actuación «muy necesaria», pues la carretera, con una longitud de 1,6 kilómetros, es sumamente estrecha, lo que complica en muchas ocasiones el tránsito y ha llegado a provocar varios accidentes. «Actualmente dispone de 3,5 metros de ancho y en el proyecto de 2012 se prevé ampliar éste hasta los cinco metros, lo que supondría un cambio importante», apuntaba el regidor. Señaló asimismo que el vial cuenta con cuatro puentes para salvar otros tantos arroyos, lo que encarece los trabajos.

El alcalde peñamellerano también aprovechó la reunión para pedir la ejecución de las obras que dotarán de una nueva depuradora a la capital del concejo, que se sumaría a la actual decantadora y conllevaría una inversión de 500.000 euros. Se refirió además a la necesidad de sustituir la red de suministro en la zona comprendida entre la capilla de San Roque y el centro médico, «pues las tuberías sufren roturas constantemente, lo que provoca fugas de agua».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos