UGT insiste en que la oferta de empleo público llanisca carece de los informes preceptivos

Critican la «verdadera obsesión del alcalde» con su sindicato y exigen que «se cumplan los cauces legales de negociación»

L. RAMOS LLANES.

Nuevo capítulo en la polémica generada en torno a la oferta de empleo público aprobada a finales del pasado año por el gobierno llanisco. El jueves el cuatripartito acusaba a la sección sindical de UGT en el Ayuntamiento de Llanes y al PSOE de querer torpedear dichas oposiciones mediante sendos recursos, el de los primeros contencioso administrativo y el de los segundos de reposición. Ayer tanto sindicalistas como socialistas salían al paso con duras críticas a la política de personal que está llevando a cabo el gobierno.

Así, desde UGT recalcaban que su lugar está al lado de los trabajadores del Consistorio y exigían «que se cumplan los cauces legales de negociación». Recordaban, asimismo, cómo «en 2017 los sindicatos a nivel nacional han llegado a un acuerdo de estabilidad en el empleo mediante concurso-oposición para reducir la interinidad por debajo del 8%».

Según el sindicato, «es incierto que la oferta de empleo cuente con los informes preceptivos. No figura por ningún sitio el informe del garante de la seguridad jurídica de los actos administrativos dictados, es decir, el secretario general». Aludían también al informe del interventor municipal en el que éste desaconseja convocar las oposiciones por las posibles indemnizaciones que podrían conllevar. «El alcalde debería saber que ante la ausencia de informes preceptivos está abierta la vía contencioso-administrativa, algo que ya ocurrió con la modificación de la RPT impulsada por el regidor y su concejal de Personal y que ha sido dejada sin efecto por las irregularidades cometidas», agregaron.

Aprovecharon también para criticar «la verdadera obsesión que tiene el alcalde, Enrique Riestra, con el sindicato al que representamos». Afearon también al edil de Personal, Javier Ardines, haberse convertido en «dedo acusador de quienes no comulgan con su forma de hacer las cosas», así como la «hipocresía» del portavoz popular, Juan Carlos Armas. Para UGT, la teniente de alcalde, Marián García de la Llana, «es culpable, pues con cuatro concejales en el equipo de gobierno ha permitido ser ninguneada por el máximo mandatario, ejemplo de autoritarismo y prepotencia».

Los socialistas, por su parte, aseguraron no entender «qué intencionalidad política tiene este tema ahora, cuando el recurso de reposición fue presentado el 15 de diciembre y contestado el 22 de ese mes. Es decir, han pasado más de cuarenta días». Un recurso, agregaron, que «fue desestimado en base a un informe del abogado consistorial, quien no tiene atribuidas funciones en materia de personal», y que se basó en «el desconocimiento de la existencia o no de informes jurídico y económico, así como de si se había negociado con los agentes sociales».

El PSOE llanisco también condenó «de forma rotunda» la política de personal del cuatripartito, «basada en el ataque constante al empleado público, el cuestionamiento permanente a su independencia y profesionalidad». Indicó, asimismo, que el problema de excesiva interinidad no es exclusivo del Consistorio de Llanes e invitó al cuatripartito a «actuar como el resto de administraciones y negociar con los sindicatos un proceso de consolidación basado en un procedimiento de concurso-oposición».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos