Las inundaciones obligan a cerrar el juzgado de Llanes, que espera abrir hoy

El juzgado de Llanes estuvo cerrado ayer a causa de la tromba.
El juzgado de Llanes estuvo cerrado ayer a causa de la tromba. / J. LL.

El Ayuntamiento ha encargado un estudio de soluciones para poner fin a los problemas que generan las trombas de agua en este punto y en la carretera a Pancar

TERRY BASTERRA LLANES.

Jornada de balance la de ayer en Llanes para analizar los daños que causó la espectacular tromba de agua caída en el concejo en la tarde del miércoles. Una lluvia que dejó 50 litros de agua por metro cuadrado en apenas hora y media -de las 14.45 a las 16.15 horas- y 56,6 en toda la jornada. A nivel de edificios públicos el más afectado fue la sede de los juzgados. El agua anegó las instalaciones y, aunque no alcanzó una altura tan notable como en anteriores inundaciones, sí obligó a cerrar ayer esta sede judicial.

El agua se coló a la sala de juicios y varias dependencias. Por fortuna los trabajadores estaban prevenidos y dejaron en altura todos los documentos y equipos electrónicos para evitar que pudiesen verse dañados por el agua. Ayer, además del fango que se había colado en el juzgado, se estaba a la espera de que se secase todo el cableado de los equipos informáticos para no tener ninguna incidencia. Por ello se suspendió la actividad, que se espera que se pueda retomar hoy, día 1 de septiembre, cuando encima se prevé una intensa actividad para retomar numerosos procesos que permanecían a la espera de que acabase el periodo vacacional.

Por su parte el Ayuntamiento de Llanes comunicó ayer, por medio del concejal Juan Carlos Armas, que tienen encargado un estudio de soluciones para poner fin a los problemas de inundaciones que se generan en la zona de los juzgados y los primeros número del barrio de San José, así como en la salida de la villa hacia Pancar, otro punto donde se generan importantes bolsas de agua.

Confían en tener el estudio «en dos meses» para poder determinar cuál es la mejor solución a este problema. Una de las opciones, apuntaba Armas, podría ser instalar unas nuevas conducciones por debajo de las inmediaciones de las vías del tren que evacuen todas las aguas del alcantarillado del barrio de San José. Ahora mismo discurren por una sola conducción, que es la que desborda en la zona de los juzgados cuando se producen trombas de lluvia. Otra posibilidad sería dirigir las aguas hacia Poo. De la solución que se dé en esta zona dependerá posiblemente también la que se adopte en la salida a Pancar.

El Ayuntamiento confía en que se puedan solucionar los problemas de inundaciones en estas dos zonas como ya se ha conseguido en Las Barqueras, donde se registraban problemas similares en el pasado, pero que tras las últimas obras realizadas ha respondido de forma favorable y no se ha inundado.

Fotos

Vídeos