La inversión de 1,3 millones en Llanes, pendiente por las bajas del personal

El Ayuntamiento de Llanes, con su decoración navideña, ayer por la tarde. / JUAN LLACA
El Ayuntamiento de Llanes, con su decoración navideña, ayer por la tarde. / JUAN LLACA

La ausencia de interventor y vicesecretario complica la ejecución de varias obras y contrataciones que el gobierno pretende realizar con cargo al remanente de tesorería

LUCÍA RAMOS LLANES.

Numerosas obras en viales, parques infantiles, edificios y la zona rural llanisca penden actualmente de un hilo. El pasado 6 de noviembre la corporación llanisca, reunida en Pleno, acordaba destinar más de 300.000 euros, para hacer un total de 1,3 millones, todos ellos procedentes del remanente de tesorería positivo obtenido por el Consistorio durante el ejercicio de 2016, a inversiones financieramente sostenibles, así como a la puesta en marcha de un plan de obras. No obstante, el proyecto del cuatripartito se ha topado con un importante escollo: la ausencia, por prescripción médica, tanto del interventor municipal como del vicesecretario, que es quien podría sustituirle en sus funciones, lo que complica sobremanera la obtención del informe necesario para contratar las actuaciones planteadas.

«Desde el gobierno hemos trabajado intensamente para que todo esté preparado, a falta, únicamente, de contar con el citado informe del interventor», explicaba ayer a este diario el alcalde, Enrique Riestra (Vecinos por Llanes). En el caso del vicesecretario, la baja comenzó a principios de octubre, mientras que el interventor comunicó la suya el pasado 1 de diciembre. De hecho, el plan del gobierno era que ayer, cuando el funcionario debería haberse reincorporado tras sus vacaciones, se pusiera manos a la obra con los pertinentes informes, para tenerlos listos a lo largo de la semana.

«En cuanto tuvimos conocimiento de la baja médica del interventor nos pusimos en contacto con la Consejería de Hacienda del Principado para ponerles al día de nuestra situación y solicitar que nos envíen a un sustituto que pueda fiscalizar las inversiones», explicaba el concejal de Personal, Javier Ardines (IU).

Así las cosas, el regidor se mostraba ayer convencido de que todavía hay tiempo suficiente para poder solucionar el problema antes de que finalice el presente ejercicio y garantizar, por tanto, la ejecución de «unas inversiones que pretenden mejorar el concejo para beneficio de todos los vecinos».

Las del interventor y el vicesecretario no son las únicas ausencias que sufre en estos momentos el Consistorio llanisco. De hecho, actualmente hay más de una decena de trabajadores de baja, algunos desde hace meses. Una auténtica epidemia que mantiene al Ayuntamiento en cuadro y que desde la Unión General de Trabajadores achacan a la mala relación existente entre parte de la plantilla municipal y algunos miembros del ejecutivo local. Posición que no comparten en el cuatripartito, donde recuerdan que «en el Consistorio no conocemos los motivos de las bajas, pues estos se eliminan de las solicitudes debido a la Ley Orgánica de Protección de Datos».

Caso Fombella

Las mismas fuentes sindicales de UGT apuntaban ayer a una posible relación entre la baja del interventor y su imputación en el caso de los pagos presuntamente «irregulares» del Ayuntamiento de Llanes al arquitecto Javier Fombella entre 2007 y 2015, a petición de la acusación ejercida desde el actual gobierno.

Un extremo, este último, que pillaba por sorpresa a Enrique Riestra, quien se limitó a apuntar que, «como dije, si sé ni cuestiono las bajas de los trabajadores ni sus causas. Respecto al otro asunto, y en cualquier caso, es el juez quien llama a declarar», apostilló.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos