Los jabalíes causan destrozos en el campo de golf llanisco

Los destrozos del hoyo número tres del campo llanisco. / JUAN LLACA

«El mantenimiento del césped requiere un gran esfuerzo y repararlo es como hacer un puzzle», asegura el director de las instalaciones

LAURA CASTRO LLANES.

«Convivimos con ellos todo el año, es un problema habitual», aseguró el director del campo de golf de Llanes, Luis Arturo Ruiz-Capillas. Los jabalíes «llevan más de siete años» causando destrozos en las 55 hectáreas de las instalaciones deportivas. Para luchar contra ellos, cuentan con un pastor eléctrico, pero Ruiz-Capillas asegura que «no es suficiente».

Son los empleados de mantenimiento del campo de golf los que deben reparar los desaguisados de estos animales y la mayoría de las veces los destrozos «son demasiado grandes» y la restauración del césped les puede llevar varios días. «Tenemos que dejar a un lado tareas más prioritarias para volver a dejar en buen estado el césped porque nuestra plantilla de personal es pequeña y al final es como construir un puzzle», señaló Ruiz-Capillas, quien confirmó que cuentan con cinco operarios para las tareas de mantenimiento.

«La mejor solución sería instalar una malla cinegética, pero su coste es muy elevado y más dadas las características de estas instalaciones», aseveró el director del campo de golf llanisco, que abarca más de seis kilómetros de largo. También reconoció que «no sería un arreglo con demasiadas garantías, porque los jabalíes entran por cualquier sitio a buscar comida» y podrían romper el cercado. Sin embargo, planea comenzar a instalar la malla por parcelas «cada seis meses o un año, para ir repartiendo el gasto poco a poco».

Ruiz-Capillas aseguró que el de Llanes no es el único recinto deportivo de estas características que sufre los problemas ocasionados por estos animales. «Cualquier campo de golf que se encuentre en plena naturaleza tiene esta pelea constante», comentó. El director de las instalaciones situadas junto a la ladera de Andrín aseguró que «mantener el campo requiere un gran esfuerzo y estos destrozos lo ponen más difícil».

Fotos

Vídeos