San Juanón se impone al orbayu

Las 40 parejas que formaban parte de la Danza de San Juan recibieron grandes ovaciones.
Las 40 parejas que formaban parte de la Danza de San Juan recibieron grandes ovaciones. / Juan Llaca

La tradicional Danza atrajo a centenares de turistas hasta la localidad de Nueva | El programa de actos contaba con pasacalles, misa, procesión, la presencia de 40 parejas de danzantes y concierto

GUILLERMO FERNÁNDEZ

En una jornada poco apropiada para acudir a la playa, cientos de vecinos y turistas abarrotaban ayer la localidad llanisca de Nueva para homenajear a San Juan, a quien por aquellas tierras conocen desde hace 90 años con el cariñoso apelativo de San Juanón. Entre nubes bajas y fino orbayu a últimas horas de la mañana, el programa de actos contaba con pasacalles a cargo de la banda de gaitas Ciudad de Cangas de Onís, misa cantada por el mariachi Estampas de México y procesión por las calles centrales del pueblo, para concluir con la joya de la corona, la Danza de San Juan, con participación de 40 parejas de danzantes.

El mariachi Estampas de México, formado por tres violines, dos trompetas, una guitarra, un guitarrón y una vihuela, bajo la batuta de Humberto Velasques, puso voz y música a la función religiosa con el templo desbordado por los devotos del santo. Al término de la misa se formó una procesión que en recorrido de ida y vuelta fue desde la iglesia parroquial hasta la plaza de Laverde Ruiz. Del cortejo formaban parte la banda de gaitas, las 40 parejas de danzantes y las andas de San Juan, sobre un frenesí floral y a hombros de Raúl Alonso, David Huergo, Guillermo Buergo y Jesús Freijóo. El párroco, Domingo González, el mariachi y un incalculable número de fieles cerraban la comitiva.

De regreso al templo, en el interior de la iglesia parroquial de San Jorge, se formaba la danza que salió a la calle encabezada por Lucio Carriles y Covadonga Muñoz Blanco. Hace 90 años fue Gregorio del Campo, conocido como Goyo Campo, quien daba el impulso definitivo a la danza y a la fiesta de San Juan en Nueva y en la mañana de ayer seis de sus tataranietos formaban parte del cortejo: Clara, Carmen, Adriano, Claudio, Teresa y Alonso. Los danzantes realizaron un breve descanso al llegar al puente sobre el río Ereba y seguidamente guardaban un respetuoso minuto de silencio para recordar a Toño del Río, un entusiasta de la fiesta fallecido en fechas recientes. Los danzantes continuaron su marcha hasta la plaza de Laverde Ruiz, donde, calados hasta los huesos y entre grandes ovaciones, culminaban su actuación.

La mañana festiva se había vuelto intempestiva y el cierre a la jornada matinal correspondía al mariachi Estampas de México con la interpretación de conocidos corridos mexicanos, empezando por la emblemática canción titulada ‘Caminos de Guanajuato’.

Temas

Llanes

Fotos

Vídeos