DJ Juanra regresa a los escenarios riosellanos

DJ Juanra, con su nueva mesa de mezclas. / JUAN LLACA
DJ Juanra, con su nueva mesa de mezclas. / JUAN LLACA

El alma de la extinta discoteca Dover actúa esta noche en La Sastrería y ya planea nuevos 'bolos' para los próximos meses

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

Los nostálgicos de la música en general y de la que se bailaba en la discoteca Dover en particular están de enhorabuena. El que fuera pinchadiscos de la histórica sala de fiestas riosellana vuelve esta noche a las andadas. Juan Ramón González Quesada, el empresario que durante tres décadas amenizó los fines de semana de Ribadesella, regresa a los escenarios como DJ Juanra. Lo hará en el pub La Sastería y a petición del nuevo gerente, Pedro García. «Él fue quien me picó, junto a otros que llevan años pidiéndome que abra otro local para tener la oportunidad de bailar esta música de antes que demanda mucha gente ahora», afirmaba ayer, sentado al volante de su taxi.

Desde que hace doce años dejó el Dover, Juanra dirigió su vida profesional hacia la carretera, como conductor de su taxi y otros vehículos de pasajeros. Es una profesión que le gusta pero que no le llena del todo, así que ha decidido recuperar su gran pasión por la música. «Hay compañeros del gremio que cuando finalizan con su jornada laboral se dedican a los seguros o al ganado. Yo quiero hacer bolos, que es algo que tenía un poco apartado después de 32 años pinchando música», aclaró.

Para conseguirlo, ha adquirido un nuevo set de DJ. Los últimos diez años en el Dover ya pinchaba con la ayuda de un ordenador, pero ahora se ha hecho con una mesa de mezclas que «más bien parece una nave espacial, pues tiene miles de posibilidades y cada día vas descubriendo nuevas cosas, porque al final he tenido que acoplarme a las nuevas tecnologías y a la música actual, para lo que tengo gente que me echa una mano», añadió.

El regreso de DJ Juanra va más que en serio. El 29 de septiembre pasado inauguró la reapertura de La Sastrería y aquella esporádica intervención le abrió las puertas que tanto tiempo llevaban cerradas. Hoy regresa al mismo local a darlo todo, y ya tiene cerradas varias actuaciones, como la de fin de año en El Ancla, entre otras.

La persona que revolucionó las noches riosellanas de los años 70, 80 y 90 vuelve con mas ganas e ilusión que nunca. Su objetivo pasa por entretener y hacer feliz a la gente y, además, adelanta que en Ribadesella hay un nuevo proyecto que se encuentra en fase embrionaria. «Aún se está incubando, pero será sonado y muy importante para la juventud del concejo», añade.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos