Los ladrones okupas alarman a los vecinos de Llanes

La casa donde los ladrones estuvieron haciendo vida en Vidiago.
La casa donde los ladrones estuvieron haciendo vida en Vidiago. / JUAN LLACA

Los cacos ejecutaron los delitos durante varios días y establecieron su 'cuartel' en casa de una vecina que reside en Santander

LAURA CASTRO LLANES.

Los vecinos de Vidiago no salen de su asombro tras recibir la visita de unos ladrones okupas. El pasado martes por la mañana, Tere Cue Llera llegó a su casa de Vidiago para pasar unos días de vacaciones. Cuando se dispuso a abrir la puerta, se dio cuenta de que uno de sus sofás bloqueaba el acceso. Con la ayuda de su marido consiguió empujarlo y acceder a la vivienda donde se encontraron todo «revuelto y desordenado». No solo les habían robado 90 euros, una navaja multiusos y una linterna frontal, sino que descubrieron, asombrados, que alguien había hecho vida en su casa.

«Forzaron una ventana del piso superior, pero no era un acceso cómodo para usarlo varias veces, y por eso rompieron una rejilla del baño de la planta baja que da a la parte trasera de la casa para entrar y salir sin ser vistos», explicó la propietaria afectada, quien añadió que habían «cocinado durante varios días y encendido velas por todas partes para no alertar al dar la luz». Los ladrones habían guardado las cosas de más valor de la vivienda en varias bolsas que sin embargo no llegaron a llevarse. «No sé si cambiarían de opinión o si se sorprendieron con nuestro regreso, pero no les dio tiempo a llevarse lo que habían almacenado», apuntó Cue, quien piensa que el suceso tuvo lugar entre el 25 de junio y el pasado martes, mientras se encontraban en su residencia habitual de Santander.

Encontraron todo revuelto y desordenado. / E. C.

Considera que los cacos pudieron dormir en otra casa porque «una vecina tenía dos camas deshechas». En una charla entre varios residentes comentaron que podía haber más casos similares, pero la Guardia Civil no tiene constancia de ellos por el momento. «La policía judicial encontró dos pisadas distintas y, al parecer, coinciden con las que se encontraron en el resto de inmuebles», comentó Cue.

«Cocinaron durante varios días y encendieron velas para no alertar al dar la luz»

Fuentes oficiales de la Guardia Civil confirmaron a EL COMERCIO que habían recibido otras dos denuncias de hechos acontecidos en Vidiago recientemente. El propietario de una sidrería del pueblo aseguró que habían roto la reja de una de las ventanas durante la noche del 29 al 30 de junio, pero no habían logrado entrar. Fue en esa misma madrugada cuando se sustrajo un Ford Turneo de color blanco a otro vecino de la zona. En fechas similares, del 29 de junio al 3 de julio, se produjeron robos de herramientas y maquinaria por un valor superior a 20.000 euros en una nave de la misma localidad llanisca, según la denuncia presentada por su dueño ante la Benemérita.

Cocinaron «durante varios días» en la vivienda. / E. C.

Los casos de Posada y Porrúa

Con los hechos acontecidos esta semana en Vidiago es inevitable echar la vista atrás y recordar lo sucedido en otras dos localidades del concejo. Durante los meses de diciembre y enero se produjo una oleada de robos en varios comercios y establecimientos de Posada de Llanes. Los propietarios aseguraron sentirse «indefensos» ante la posibilidad de que pudieran volver a darse nuevos casos, a pesar de haber sido detenido uno de los presuntos ladrones. Una situación muy similar a la que vivieron los residentes de Porrúa que se despertaron el 9 de junio con la sorpresa de las sustracciones de un coche, herramientas de trabajo y dinero en efectivo en la sidrería La Peña'l Cura, la ganadería La Peña, el establecimiento de Quesos Porrúa y una vivienda.

«Después de lo que pasó en Posada este invierno, estábamos ya más tranquilos, pero ahora volvemos a preocuparnos», comentaba uno de los vecinos de la localidad. Una preocupación que entienden ahora los de Vidiago. «Nos llevamos un susto tremendo. Cuando conseguimos abrir la puerta y vi todo revuelto y tirado por el suelo no quería entrar en casa», declaró Cue. El miedo a que vuelvan a repetirse hechos similares es un sentimiento común de los vecinos de Posada, Porrúa y Vidiago tras los robos de este año.

Temas

Llanes

Fotos

Vídeos