Los Lagos recibieron en 2016 a 154.341 vehículos que emitieron 460 toneladas de CO2

Una cola de coches, en septiembre de 2016, espera para acceder a los Lagos al estar repletos los aparcamientos de Buferrera y La Tiese. /  E. C.
Una cola de coches, en septiembre de 2016, espera para acceder a los Lagos al estar repletos los aparcamientos de Buferrera y La Tiese. / E. C.

Reducir el número de coches y autobuses que suben a este espacio o buscar transportes alternativos son soluciones para disminuir la contaminación

TERRY BASTERRA COVADONGA.

Los Lagos de Covadonga son el espacio más visitado del Parque Nacional de los Picos de Europa. A lo largo del pasado año fueron 830.791 las personas que acudieron a este enclave de las más de dos millones -2.087.500 para ser exactos- que se acercaron a este entorno natural que goza de la máxima protección medioambiental del país. El siguiente punto que recibió a más personas, según los datos oficiales, fue Fuente De, con 733.586.

Los datos oficiales del Parque Nacional también indican que las personas que visitaron los Lagos de Covadonga en 2016 lo hicieron utilizando, en su gran mayoría, algún tipo de medio de transporte a motor. En total se contabilizaron 154.341 vehículos que accedieron al entorno del Enol y el Ercina durante el pasado año.

Esto, trasladado a la cantidad de emisiones de dióxido de carbono que tuvieron lugar dentro del Parque Nacional, hace que la cifra de CO2 proyectado a este espacio natural con la máxima protección del país ronde las 460 toneladas durante el 2016.

Un estudio de impacto ambiental indicaría el máximo de personas y coches autorizadoLa Junta ha aprobado estudiar la propuesta para construir un tren cremallera

Este dato se extrae de multiplicar el número de vehículos (154.341) por las emisiones de CO2 a la atmósfera que generan por kilómetro (La carretera a los Lagos tiene 12 de subida y otros tantos de bajada). Para este valor de las emisiones se utiliza la cifra de 124 gramos emitidos por kilómetro, que se sitúa entre los 148 gramos que producían los vehículos en 2008, según los datos de Ecologistas en Acción, y los 100 que desprenden de media los construidos en 2015.

Para algunos técnicos esta cifra de emisiones es muy elevada para un Parque Nacional como el de los Picos de Europa, y señalan que incide negativamente en su estado medioambiental. Abogan en este sentido por «limitar el número de vehículos» que pueda entrar cada año a este espacio protegido «o dar otras alternativas de acceso más limpias». Y es que consideran que esta gran presencia de coches y autobuses tiene efectos negativos sobre el estado medioambiental de los propios Lagos de Covadonga y de su entorno.

En ese sentido indican que, de retomar finalmente la Junta la iniciativa para estudiar la construcción de un tren cremallera a este espacio, se tendría que elaborar un estudio de impacto ambiental en el que se «debería determinar cuál es el número máximo de personas y de vehículos que puede admitir este espacio sin perjudicar al medio ambiente».

Minimizar impactos

El trayecto previsto para el tren cremallera a finales de los 90 fijaba la salida en Llerices y la llegada junto al centro de interpretación de Pedro Pidal, en las inmediaciones de Buferrera. Según aquellos estudios, el tren tendría un recorrido de 9,6 kilómetros, con cinco túneles y cuatro viaductos. Su trazado discurriría en su mayor parte fuera del espacio protegido, aunque fuentes acreditadas aseguran que, de retomarse la iniciativa, podría variarse para sacarlo totalmente del Parque Nacional, excepto la llegada, que se haría de forma subterránea para minimizar su impacto.

Entre las cifras que se dieron hace dos décadas estaba el que el tren cremallera tendría una capacidad máxima de 900 viajeros por hora, una cifra que podría varias ya que precisamente el tren serían un sistema factible para controlar el número de personas que pueden acceder a los Lagos durante todo el año.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos