Lastres propone construir la variante en un camino que ya rodea la villa

Carretera que circunvala Lastres, donde los vecinos proponen ubicar la nueva variante. /  JUAN LLACA
Carretera que circunvala Lastres, donde los vecinos proponen ubicar la nueva variante. / JUAN LLACA

El vial del barrio de San Pedro es la «mejor opción» para la asociación vecinal, postura que también respalda el Ayuntamiento

GLORIA POMARADA LASTRES.

El anuncio del consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra, sobre la posibilidad de construir una variante en la localidad colunguesa de Lastres en un «escenario cercano» ha suscitado tanto en el Ayuntamiento como en los vecinos de la villa pesquera un doble sentir: por un lado la ilusión por un proyecto que podría acabar con los problemas de tráfico y, por otro, la cautela acerca de la financiación de la obra. «La variante es una obra muy costosa, pero ya se hicieron más en otros sitios, aunque eran otros tiempos», valora el alcalde de Colunga, el socialista Rogelio Pando. La «idea» de la variante, recuerda, partió del propio Consistorio que «lleva muchos años con ella». Con la llegada de Lastra a la consejería «parece que se retoma después de tiempo proponiéndolo», explica el regidor, que apunta a la viabilidad técnica del proyecto.

En las últimas semanas, el equipo de trabajo integrado por técnicos de Infraestructuras, Transporte y Urbanismo ha comenzado a avanzar en el proyecto. Este grupo fue creado para retomar el Plan Director de 2015, nunca materializado, que renace ahora con la reordenación de Lastres como programa piloto. «Trabajan en una memoria explicativa para ver que trabajos hay que hacer, las autorizaciones que se necesitan o las expropiaciones», señala el alcalde de Colunga. En el proceso, explica, colabora también el Ayuntamiento, si bien el peso del análisis recae en la consejería.

De hecho, tanto el Consistorio como la asociación de vecinos de Lastres ya han hecho saber a Lastra sus sugerencias sobre la mejor ubicación para la variante. Ambos apuntan al camino del barrio de San Pedro, un vial que comunica la entrada del pueblo con la localidad de Luces. «Hay que valorar si se puede aprovechar parte de esa carretera que ya hay, que ahora es estrecha, pendiente y tiene viviendas a ambos lados», explica Pando.

Para el presidente de la asociación de vecinos de Lastres y Luces, Ángel Moro, ese camino «es una opción muy buena porque ya está hecho y alrededor tienen el terreno que haga falta para ensancharlo. Es lo más sencillo». Esa propuesta, cuenta, fue la que le comunicó al consejero en la reunión que mantuvieron a principios de año en Oviedo. «Si se lleva a cabo solucionaría los problemas de tráfico de Lastres, pero tengo mucha desconfianza», indica Moro. Sus recelos proceden del terreno económico y del compromiso de la nueva estrategia de Infraestructuras con Lastres. «Primero fue el Plan Director de la otra consejera y ahora Lastra saca esto otro y no sabemos si estamos a la cabeza o a la cola del pelotón», apunta.

En aquel Plan Director que nunca se llegó a concretar por cuestiones relacionadas con su propia denominación, ya que esa figura no está contemplada en la legislación regional; Lastres y Tapia de Casariego eran los puntos prioritarios de acción. La voluntad expresada por Lastra en la última comisión de Infraestructuras es tanto mantener esas localidades como hacer extensible la estrategia de mejora de movilidad a otras villas como Llanes.

Blindar el casco histórico

Como actuaciones a corto plazo, el consejero apuntó también la posibilidad de habilitar un aparcamiento en Luces con buses lanzadera tanto al centro de Lastres como al Muja de cara a este verano. «Aparcamientos ya hay, casi 800 según un estudio de la policía, lo que pasa es que están en los extrarradios», valora el alcalde.

Por su parte, el presidente vecinal señala que los espacios de estacionamiento se concentran en la parte alta del puerto. «Gran parte de la solución está en desbloquear la senda de La Griega porque conlleva 100 plazas fijas de aparcamiento y otras 100 provisionales, todas en la parte baja, a la entrada», apunta a la par que sostiene que una ordenación completa requeriría el blindaje al tráfico del centro de la villa pesquera de forma permanente. «Hay que sacar los coches de aquí, que solo sea zona de carga y descarga. El casco histórico está destrozado», sostiene Ángel Moro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos