'Lebaniega' y 'Sandungu', campeones en Corao

La vaca 'Lebaniega', propiedad de la lavianesa María Emilia Orviz, gran campeona en Corao. /  J. LLACA.
La vaca 'Lebaniega', propiedad de la lavianesa María Emilia Orviz, gran campeona en Corao. / J. LLACA.

Jesús Álvarez, presidente de Acriber, comentó que en el sector caprino cunden «el desánimo y la desesperación» ante los ataques del loboEl Castañéu de la localidad canguesa acogió la Muestra de Vacas de Montaña y el Nacional de Cabras Bermeyas

GUILLERMO FERNÁNDEZ CANGAS DE ONÍS.

Con elevada presencia de personas relacionadas con el sector ganadero, el Castañéu de Corao acogía en la mañana de ayer la XXXIII Muestra de la Raza Asturiana de la Montaña y el XVII Campeonato Nacional de la Cabra Bermeya. El jurado proclamó como mejor vaca casina a 'Lebaniega', propiedad de María Emilia Orviz, de Laviana, y como mejor semental a 'Sandungu', de SAT Ganadería Remis, con estabulación en la localidad canguesa de Cuerres de Llenín. Dentro del sector caprino, el título de mejor cabra bermeya se lo adjudicaba 'Problemática', de Cesárea Hevia, de Laviana, y el galardón al macho campeón era para 'Apolo', del piloñés José Manuel Vallina Valdés.

Al certamen de las reses de Montaña se presentaron 281 cabezas de ganado procedentes de 33 ganaderías ubicadas en Cangas de Onís, Ribadedeva, Langreo, Llanes, San Martín del Rey Aurelio, Laviana, Siero, Caso, Nava, Colunga y Aller. De juzgar la calidad de las reses se encargaron Belarmino Fernández Cuervo, de Morcín, y Ricardo Suárez Fernández, de San Martín del Rey Aurelio. Ambos jueces valoraron que su función consistía en galardonar a un «animal armónico», cuyas principales características pasaban por «unos cuernos atablados, planos y trabajados; cuerpo profundo y robusto; patas fuertes y cortas, así como el color castaño de la capa, por encima de otras tonalidades admitidas».

Bajo esos criterios proclamaban como mejor vaca a 'Lebaniega', una res de siete años que pasta en montes de Laviana y es hija de 'Calocano' y 'Tasuga'. Y como mejor semental apuntaban a 'Sandungu', un toro de ocho años, hijo de 'Chaval' y 'Sandunga', que ya se proclamó en dos ocasiones campeón nacional y que en 2016 se adjudicaba las muestras de Corao y Porrúa.

Al campeonato nacional de las bermeyas acudieron 250 cabras, cabritos y castrones, procedentes de 16 ganaderías situadas en los concejos de Laviana, Ribadesella, Cudillero, Amieva, Llanes, Piloña, Cangas de Onís, Aller, Carreño y Sobrescobio. Tres jueces, Cristian Rodríguez, Manuel Elías Prado y Germán Concheso, fueron los encargados de repartir justicia. Proclamaron mejor cabra adulta a 'Problemática', y mejor macho a 'Apolo'. Y entre el ganado joven otorgaron el título de cabra campeona a 'Ardilla', del piloñés Ernesto Peri, y el de macho campeón a 'Arellano', de la ganadería riosellana Los Barraquiellos.

El parragués Jesús Álvarez, presidente de los criadores de cabras bermeyas, adelantó que el censo de la raza es de 3.600 cabezas y denunció que cada año se producen «unas 700 bajas, como consecuencia de los ataques del lobo». Por esa senda valoró que están viviendo «momentos muy críticos» y desveló que entre los criadores cunden «el desánimo, la desesperación y las ganas de abandonar la actividad».

En ambos certámenes estuvo presente Ibo Álvarez, director general de Ganadería, quien recordó que el Principado tiene abierta, hasta el 9 de diciembre, una convocatoria de ayudas para invertir en «la incorporación de jóvenes ganaderos y en los planes de mejora de las instalaciones». Cifró la cuantía de las ayudas en «8.625.000 euros, ampliables en otros cuatro millones si el presupuesto lo permite». Cada nuevo joven que se incorpore al sector «recibirá 25.000 euros», matizó.

Fotos

Vídeos