Una librería riosellana sella un boleto de un millón de euros

Alfredo Villarías y Leticia Allende con el 'Duende de la playa'. / N. ACEBAL
Alfredo Villarías y Leticia Allende con el 'Duende de la playa'. / N. ACEBAL

G. P. RIBADESELLA.

Entre la sorpresa y la euforia, los propietarios de la librería Ofisella, en el barrio de la playa de Ribadesella, celebraban ayer la buena suerte, no propia, sino de uno de sus clientes. En este despacho mixto de la calle Darío de Regoyos se selló el viernes el boleto del sorteo de 'El Millón', asociado al 'Euromillones', premiado con un millón de euros. Por el momento, el millonario no ha aparecido, pero tanto Leticia Allende como Alfredo Villarías, dueños del negocio, están seguros «al 98%» de que se trata de un vecino de la zona. «En invierno los clientes son vecinos del barrio o de los pueblos, no es como en verano que al estar al lado de la playa entran muchos turistas», señalaron. «Con esa cantidad se soluciona mucho, nuestros clientes son gente trabajadora», un detalle que genera una especial emoción en los propietarios.

La pregunta más repetida ayer en la librería era un «¿No serás tú?» que, en todos los casos, se saldó con respuesta negativa. «El ganador puede tardar días en darse cuenta, hasta que no venga y compruebe el boleto», explicaron. Su temor es que el 'Euromillones' premiado acabe incluso en la papelera, pues la combinación agraciada no son los números habituales, sino un código alfanumérico conocido en la jerga de los loteros como «matrícula» que genera automáticamente la máquina para sorteos especiales, como el de este viernes. «Prohibido tirar el resguardo», reza una papelera instalada en el local, una instrucción que repetirán a sus clientes en los próximos días.

Hasta la fecha, el mayor premio repartido en esta librería riosellana abierta hace dieciocho años eran los 397.486 euros correspondientes a 'La Primitiva' del 27 de agosto de 2005. Esta misma semana, contaron Allende y Villarías, se introdujo en el local un nuevo elemento que asocian a su buena suerte, al que ya han bautizado como 'Duende de la playa'. La figura, situada junto al mostrador de lotería, es un regalo de uno de sus clientes. «Nos lo regala y justo toca un millón de euros, ya es casualidad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos