Llanes aprueba de manera inicial su ordenanza reguladora de consumo

LAURA CASTRO LLANES.

Llanes aprobó ayer de manera inicial su ordenanza reguladora de consumo. Se hará definitiva, si en el plazo de treinta días no se presentan alegaciones. En ella se contempla la creación de un Servicio Municipal de Consumo que incluirá una Oficina de Información al Consumidor (OMIC) para solventar las dudas de los usuarios, así como para orientar y asesorar a los mismos para un eficaz ejercicio de sus derechos. Asimismo, contará con un departamento de Inspección, encabezado por la Policía Local y en coordinación con la OMIC, que se encargará de controlar los productos puestos a disposición de los consumidores para garantizar que se ajusten a la normativa vigente. Por último, el Servicio Municipal de Consumo contará con una Junta Arbitral destinada a fomentar una solución amistosa para aquellos conflictos y reclamaciones que afecten a los usuarios, con el fin de «proporcionar una rápida y equitativa satisfacción de las controversias y reclamaciones planteadas».

La ordenanza también incluye información detallada acerca de las infracciones y sanciones en consonancia con la Ley de Consumidores y Usuarios del Principado de Asturias. En este sentido, podrán calificarse como leves, graves y muy graves en función de los hechos denunciados por los consumidores y podrán ser castigadas con multas que van desde los 3.600 hasta los 18.000 euros. En el caso de que la naturaleza de la infracción sea muy severa, el Servicio Municipal de Consumo deberá remitir el expediente con la oportuna propuesta al Principado.

De igual modo, esta ordenanza municipal incluye una lista de los derechos básicos de los usuarios. Entre ellos, destacan «la protección frente a los riesgos que puedan afectar a la salud y a la seguridad» y «la recepción de una información veraz, correcta y suficiente sobre los bienes, productos o servicios».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos