Llanes busca el apoyo del Principado en el conflicto por la titularidad de San Antolín

El recinto donde se encuentra la iglesia de San Antolín de Bedón es de titularidad privada y permanece cerrado. / NEL ACEBAL
El recinto donde se encuentra la iglesia de San Antolín de Bedón es de titularidad privada y permanece cerrado. / NEL ACEBAL

La edil de Cultura ya ha mantenido una conversación privada con Genaro Alonso y el consejero le trasladó su voluntad de apoyar al Consistorio

TERRY BASTERRA LLANES.

El Ayuntamiento de Llanes busca lograr un importantísimo socio en su apuesta por reivindicar la titularidad pública de la iglesia de San Antolín de Bedón: el Principado de Asturias. De hecho el Consistorio ya ha dado los primeros pasos en ese sentido. La edil de Cultura llanisca, Marisa Elviro, coincidió a finales del pasado agosto en Celorio con el consejero del ramo, Genaro Alonso, en uno de los conciertos que se ofrecieron con motivo del Curso Internacional de Música celebrado en este municipio del Oriente . Allí ambos dirigentes mantuvieron una conversación privada en la que el tema central fue la iglesia de San Antolín y el conflicto que rodea a su titularidad.

Las sensaciones tras aquel encuentro fueron positivas y la concejal confía en que las buenas palabras que escuchó de boca del consejero se traduzcan en realidades. Esto es que Consistorio y Principado remen en la misma dirección para conseguir un fin común, que no es otro que lograr la titularidad pública del templo.

Actualmente existen discrepancias sobre quién es su propietario. Patrimonio del Estado emitió hace unos meses un informe en el que sostenía que el templo no es un bien público, ni tampoco vacante, sino que atribuía su propiedad a los titulares de la finca en la que se encuentra asentado. Desde la Administración local no están de acuerdo con este análisis que hace este departamento del Ministerio de Hacienda y por esto trabajan en la elaboración de un exhaustivo informe que demuestre a nivel jurídico, arqueológico y patrimonial que la iglesia es pública y que entregarán al Estado cuando esté listo.

Escritura de 1870

En ese amplio estudio presumiblemente se incluirá una escritura de 1870 en la que se indica que la finca era propiedad de José Pesquera García, pero la iglesia pertenecía al Gobierno central.

Ahora, según indica Elviro tras aquel encuentro que mantuvo con el consejero en Celorio, el Ayuntamiento tiene de su lado al Gobierno de Asturias en esta lucha. «El consejero me prometió la implicación del Principado en este asunto e ir de la mano del Ayuntamiento para reivindicar la titularidad pública de San Antolín», manifiesta la edil de Cultura llanisca. El objetivo, de lograrse, es poder «recuperar» esta iglesia que fue declarada Monumento Nacional en 1931 y en 1985 pasó a tener la catalogación de Bien de Interés Cultural, para poder garantizar así el «acceso libre» de los ciudadanos que quieran visitarla y poder llevar a cabo cualquier actuación de rehabilitación y mejora que requiera esta histórica construcción.

Para certificar ese apoyo y avanzar en las acciones a adoptar, Elviro tiene previsto solicitar en próximas fechas una reunión, bien con el propio consejero, bien con la directora general de Patrimonio Cultural del Principado, para avanzar en la colaboración entre ambas administraciones con el objetivo de lograr un fin común.

«Lo que queremos es que San Antolín sea público. Nos da igual que su titular sea el Estado o el Principado, pero lo que buscamos es que no quede en manos privadas», manifiesta la concejala llanisca. No descarta la edil acudir a los tribunales en caso de que el Estado no atienda la petición del Consistorio respaldada por el citado informe.

Área de protección

Lo que sí ha hecho el Principado en los últimos meses es dar pasos adelante a la hora de garantizar la preservación de San Antolín. El pasado julio anunciaba que va a establecer un área de protección de 58,8 hectáreas para la iglesia y el monasterio, una medida que fue acordada en el Pleno del Consejo de Patrimonio Cultural de Asturias. Esto supone que las intervenciones y usos que se realicen en este espacio «no pueden alterar el carácter arquitectónico y paisajístico del área, perturbar la contemplación del bien o atentar contra la integridad física del mismo». Además estará específicamente prohibido «cualquier movimiento de tierras que conlleve una alteración grave de la geomorfología y la topografía del territorio y cualquier vertido de basura, escombros o desechos».

El Principado también indica que cualquier actuación que se realice dentro de este entorno de protección, que busca establecer un ámbito de salvaguarda al rededor de a este monumento, «debe contar con la autorización previa de la Consejería».

Fotos

Vídeos