Llanes declara no apta para el consumo el agua de Nueva, Ovio y Picones

La localidad llanisca de Nueva es una de las afectadas. /  NEL ACEBAL
La localidad llanisca de Nueva es una de las afectadas. / NEL ACEBAL

El servicio municipal pertinente está llevando a cabo acciones correctivas en las instalaciones para resolver el problema «a la mayor brevedad»

LAURA CASTRO LLANES.

Los vecinos de las localidades de Nueva, Ovio y Picones no podrán beber el agua que llega a sus hogares. Así lo decretó ayer el Ayuntamiento de Llanes, tras calificarla como «no apta para el consumo» humano. El motivo es la turbidez detectada como consecuencia de las fuertes lluvias registradas desde la semana pasada.

El Servicio Municipal de Aguas ya trabaja en el problema con acciones correctivas sobre las instalaciones para resolverlo «a la mayor brevedad posible». También se están tomando muestras para analizarlas en el laboratorio y determinar cuáles son exactamente los valores de turbidez que presenta el agua de estos núcleos rurales ubicados en el valle de San Jorge. Esta iniciativa se repetirá durante los próximos días con la finalidad de controlar dichos indicadores hasta que las aguas recuperen los niveles de calidad y vuelvan a unos índices sanitarios que se puedan considerar aceptables, según ha informado el Consistorio llanisco.

Un problema reiterado

No es la primera vez que las aguas de Nueva de Llanes, Ovio y Picones presentan valores de turbidez no aptos para el consumo humano. De hecho, el Ayuntamiento llanisco califica de «objetivo prioritario» la solución definitiva de este problema.

Para ello, la empresa concesionaria de la gestión de este servicio en el municipio, Asturagua S. A. U., instalará una Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) con filtros de arena. Su finalidad será purificar el agua seleccionando los sedimentos que hayan podido dejar las fuertes lluvias para garantizar su salubridad y sus condiciones aptas para el consumo humano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos