Llanes renuncia a las banderas azules

Bandera azul colocada este verano en la playa de El Sablón, una de las cuatro urbanas de Llanes.
Bandera azul colocada este verano en la playa de El Sablón, una de las cuatro urbanas de Llanes. / LLACA

El concejo sigue la senda de otros consistorios españoles y pide ahora al Principado la creación de una marca de calidad a nivel regional El Ayuntamiento no solicitará el distintivo por lo «arbitrario» de su concesión

GLORIA POMARADA LLANES.

Las ya habituales banderas azules no ondearán este año en las playas de Llanes. Y no por falta de certificación, sino por la renuncia del Ayuntamiento a seguir ligados a un modelo de concesión que consideran «arbitrario» y «falto de rigor». La decisión ahora adoptada se meditaba en el seno del cuatripartito desde hace meses, con el incidente vivido el pasado verano en la playa de El Sablón como hecho determinante. A mediados de agosto, unas mediciones efectuadas en las inmediaciones del arenal tras detectarse manchas marrones de agua sin tratar junto al paseo de San Pedro, procedentes supuestamente de vertidos de la depuradora de Llanes, reflejaron que la calidad del agua había perdido su habitual registro de «excelente». El organismo privado que otorga el distintivo, la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (Adeac) exigió entonces la retirada de la bandera azul de la playa llanisca «a pesar de estar todo solucionado y no existir motivo alguno», sostienen desde el Consistorio, que efectuó en colaboración con la consejería de Medio Ambiente un contra análisis en el que los niveles reflejados eran los habituales.

Más información

A este desencuentro se suman más motivos, como la metodología que el organismo sigue para condecer las certificaciones. «Las decisiones de la Adeac en los referente a las playas llaniscas son arbitrarias», sostienen. Entre los criterios que han provocado la renuncia de Llanes se encuentra la «falta de rigor en las inspecciones» y la «ausencia de control y seguimiento». Como ejemplo, el gobierno cuatripartito alude a un caso registrado a su llegada al Ayuntamiento, cuando renunciaron a la bandera azul de la que disponía el Aula del Mar, «un edificio cerrado sin actividad alguna».

«Son una máquina de hacer churros, nos piden cosas que ya tenemos y nos dan banderas en sitios cerrados», señala el concejal de Medio Ambiente, Juan Carlos Armas, que recuerda que el concejo de Llanes no es el primero en renunciar a la certificación. Municipios gallegos como O Grove, Ponte Caldelas o Barreiros formalizaban el pasado año su rechazo al distintivo de Adeac. A la bandera azul también han renunciado en Punta Umbría (Huelva) o Sant Josep (Ibiza). «Se exigen los mismos requisitos para arenales de Asturias o de Levante, cuando las playas no tienen nada que ver», afirman desde el Ayuntamiento llanisco.

Entre los aspectos que el organismo privado tiene en cuenta a la hora de otorgar el certificado figura «la calidad del agua, los accesos o los baños», señala el concejal de Playas, Javier Ardines. Pero también, continúa, se exigen «cosas sin sentido como tener aparcamiento para ambulancias, cuando lo lógico es tener los accesos libres para que se aproxime lo máximo posible al lugar del incidente».

«Seguiremos mejorando»

Llanes contaba hasta ahora con cuatro banderas azules -el mayor número de toda Asturias- las correspondientes a las cuatro playas urbanas del concejo: El Sablón, Toró, Barro y Palombina. Las playas naturales, cuentan los concejales, no se pueden presentar a la certificación, lo que para Ardines «da lugar a engaño». «No se valoran las verdaderas características de nuestras playas, porque solo se refiere a playas urbanas. Las naturales o seminaturales son nuestra ventaja», destaca Armas.

La renuncia a las banderas azules, insisten ambos ediles, «no repercutirá en los servios de las playas». «Vamos a seguir dando los mismos servicios y mejorándolas», afirma el concejal de Medio Ambiente. Indica, además, que las playas del concejo se mantendrán dentro de los distintivos Q de Calidad que otorga la secretaría de Estado de Turismo.

Llanes, el municipio asturiano con mayor número de playas, planea ya un nuevo mecanismo para certificar la excelencia de sus arenales a través de un «distintivo regional». «Queremos que el Principado valore esa posibilidad», expresa Ardines, que precisa que el llanisco es el primer concejo en lanzar la propuesta. De hecho, el cuatripartito ha trasladado la idea a la dirección general de Turismo y en una reunión celebrada la pasada semana fueron informados de que la solicitud se estaba abordando con Medio Ambiente, indica la teniente de alcalde, Marián García de la Llana. «Se está iniciando y valorando», detalla.

Actualmente, recuerdan, el Principado tiene que pagar al organismo privado Adeac para la emisión de los certificados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos