Los lodos del puerto de Llanes volverán a ser analizados para ver si se puede volver a dragar

Varios pescadores descargan las capturas del día en el puerto llanisco, que fue dragado a finales del pasado año. /  JUAN LLACA
Varios pescadores descargan las capturas del día en el puerto llanisco, que fue dragado a finales del pasado año. / JUAN LLACA

El Principado también está llevando a cabo las pruebas en Lastres, pues un cambio en la caracterización del material abarataría y facilitaría la limpieza

LUCÍA RAMOS LLANES.

Los problemas de dragado de los puertos de Llanes y Lastres (Colunga) podrían solucionarse a lo largo del presente ejercicio. La detección, hace varios años, de un exceso de contaminación por metales, concretamente mercurio, en los lodos de varias dársenas pesqueras de la región, daba inicio a un rosario de complicaciones, enfados entre los profesionales y costosas intervenciones para poder deshacerse de dicho material cumpliendo con la normativa vigente. Entonces, los sedimentos acumulados en el fondo de estos puertos fueron incluidos dentro de la llamada caracterización C, que impide su vertido al mar en las condiciones habituales. No obstante, según explicaba ayer a EL COMERCIO el director general de Infraestructuras y Transportes del Principado, José María Pertierra, la situación podría cambiar próximamente, pues «tras una reciente modificación, este año, de las directrices» que regulan este tipo de actividades, «se abre la posibilidad de hacer una segunda e incluso una tercera comprobación de los niveles de contaminación que da ese material para que se confirme si es de verdad de esa categoría C».

En caso de que esas nuevas pruebas, que ya se están encargando de llevar a cabo técnicos de la dirección general que encabeza Pertierra, permitan rebajar el nivel de contaminación desde la categoría C a la B, que es la que tienen, por ejemplo, los lodos del puerto de Bustio, en Ribadedeva, el tratamiento del material sería mucho más sencillo y barato y, por tanto, podría llevarse a cabo el dragado de las dársenas con una mayor frecuencia, tal y como vienen reclamando los pescadores de las localidades afectadas.

Sin embargo, existe otra posibilidad, recordó el director general, y es que tanto la segunda como la tercera prueba de ratificación confirmen que la caracterización inicial era correcta y que los sedimentos están contaminados con mercurio. «En este caso, tendríamos un problema, pues sería obligatorio llevar el material extraído a un punto de vertido terrestre adecuado, o bien recurrir al confinamiento en el punto de vertido marino que proceda», indicó Pertierra. Esto es, agregó, «excavar un foso en el lecho marino, verter los lodos y confinarlos recubriéndolo todo. Evidentemente, es todavía más caro que llevarlo a un vertedero terrestre», indicó.

«Normas muy estrictas»

Por este motivo, confió en que estos nuevos análisis permitan modificar la caracterización de los sedimentos. «Actualmente estamos llevando a cabo estos estudios en cuatro puertos en los que tenemos el mismo problema con el nivel de contaminación: Llanes, Lastres, San Esteban de Pravia (Muros de Nalón) y San Juan de la Arena (Soto del Barco). Además, estamos sopesando la posibilidad de extenderlos también al de Candás (Carreño) más adelante», indicó el director general de Infraestructuras.

Este problema lleva años preocupando a los responsables del departamento, quienes ya hicieron llegar más de una vez «la tremenda repercusión» que la actual normativa de tratamiento de materiales dragados tiene sobre los puertos asturianos a sus homólogos en la Dirección de Costas, donde «son conscientes de que sus directrices son muy estrictas», según indicó Pertierra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos