«Hay que luchar por los refugiados desde el aula»

Jimena García Herrero en Colunga.
/JUAN LLACA
Jimena García Herrero en Colunga. / JUAN LLACA

«Vivimos una época de populismos muy parecida al nazismo y muy peligrosa, veo una falta de responsabilidad individual» Jimena García Herrero. Profesora del IES de Luces

G. POMARADA COLUNGA.

Licenciada en Filología Semítica, residente en Israel durante la Primera Intifada, traductora de la obra de David Grossman y ahora profesora de llingua asturiana, Jimena García Herrero (La Felguera, 1962) se ha propuesto acercar a las aulas el Holocausto, cuyo día mundial se celebra hoy. Esta semana, los alumnos de IES de Luces, en Colunga, han abordado de su mano al sufrimiento de judíos y otras minorías étnicas durante el nazismo, un episodio oscuro de la Historia reciente que García Herrero emplea como herramienta didáctica para «arrojar luz» a un presente de paralelismos «peligrosos».

-Episodios como el que hoy se conmemora son de los aspectos más conocidos de la Historia de Europa, pero ¿se abordan de forma correcta en los currículos educativos?

-No, es poco lo que se estudia y los alumnos no saben prácticamente nada, solo por las películas, videojuegos o algún profesor que sí lo trata, pero el conocimiento no es profundo.

-¿Los jóvenes son conscientes de la magnitud de lo ocurrido?

-La mayoría sí. Es complicado porque las cifras son apabullantes y de difícil comprensión incluso para un adulto, no nos abarca la mente. Lo que intentamos esta semana fue personalizarlo en rostros, con familias con nombres y apellidos, hicimos un homenaje a los niños asesinados, con sus fotos, su edad de muerte y eso sí les llega. Muchos se sintieron turbados, fueron solo cuarenta rostros pero a través de ellos es mas fácil llegar. Lo enfoco también desde el corazón de una Europa a la que pertenecemos y desde el momento que estamos viviendo con los refugiados

-¿Y los estudiantes se plantean ese paralelismo?

-Cuesta trazar los paralelismos, me doy cuenta que estamos ante una falta de responsabilidad individual. Entienden el paralelismo con los refugiados, pero no que ellos pueden hacer algo, cuesta hacer entender al alumnado la lucha fuerte que hay que hacer, también desde las aulas. Todos nacemos con una responsabilidad ante la injusticia, estamos acostumbrados a que el responsable sea 'papá Estado', siempre algo ajeno a uno mismo. En las aulas pasa lo mismo, nunca es la responsabilidad individual de cada uno.

-En los años 30 el populismo llevó a Hitler al poder, ¿hay caldo de cultivo para hechos similares en la juventud actual?

-Habiendo estudiado el tema del nazismo hay tantas similitudes que da miedo, da pánico. Es una época tremendamente peligrosa, se crea ese caldo de cultivo de populismo tanto de izquierdas como de derechas y siempre se busca un enemigo común: sean judíos, comunistas o banqueros. Se vota más por odio y por sentimiento de destrucción. Vivimos una época muy parecida y muy peligrosa.

-Hay quien alude a la lengua como peligro.

-El arma no es la lengua, sino las personas que utilizan esa lengua. En Galicia tienen una lengua propia y no hay esos movimientos de Cataluña o el País Vasco. La lengua no es en sí una herramienta del nacionalismo. Estoy a favor de la llingua asturiana y no veo aquí el peligro del nacionalismo, como no lo veo en Galicia. Me parece que es una disculpa.

-Hoy la intolerancia se expresa en las aulas mediante el bullying, ¿conocer el pasado permite atajar esos comportamientos?

-Por supuesto, en las aulas hay desprecio al homosexual, hay rechazo hacia cierta población hispana y gitana y no hace falta caer en el bullying para que alguien se sienta mal. A través de la enseñanza del Holocausto ven el sufrimiento de alguien por el mero hecho de ser diferente. Si ven la tristeza de un niño por ser judío, lo mismo se va a sentir por el mero hecho de ser gitano, hispano u homosexual. Se puede crear esa empatía hacia el que es diferente a ti.

-La exposición fotográfica sobre el Holocausto estará abierta hasta el 9 de febrero en la sala Loreto de Colunga. ¿Por qué visitarla?

-Son veinte láminas muy escogidas para explicar los pasos que llevaron desde la subida de Hitler al poder hasta la liberación de los campos de concentración. En veinte imágenes y unos breves textos se ven esos momentos que hicieron posible la Shoá (Holocausto), cómo fue creciendo lo que se podría haber cortado desde el principio, cómo se va alentando ese poder infernal y cómo todo el mundo miró hacia otro lado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos