Las luchas de astures contra romanos reviven en Piloña

Algunos de los protagonistas del corto 'Astur'. / E. C.
Algunos de los protagonistas del corto 'Astur'. / E. C.

El pueblo de Argandenes es el escenario de un corto que narra las batallas con los invasores del Imperio | El proyecto cinematográfico parte del piloñés Hernán Fernández, que presentará la obra al Festival de Cine de Gijón

ENRIQUE CARBALLEIRA INFIESTO.

«Año 29 a.C. Una tribu astur tiene su primer contacto con exploradores romanos. El desenlace cambiará sus vidas para siempre». Con este planteamiento parte 'Astur', un nuevo proyecto cinematográfico en formato de corto que estos días se está rodando en el concejo de Piloña. Sus impulsores están cuidando al máximo las ambientaciones y el vestuario, tratando de ofrecer no solo un entretenimiento, sino también un documento pedagógico sobre unas tribus astures de las que existe muy poca información.

La iniciativa parte de un piloñés, actualmente residente en Gijón, Hernán Fernández Joglar, que se ocupa del guión y dirección del corto. «Empecé a plantearme el rodaje en el mes de enero», explica. «Soy un apasionado de la historia y me rodeo de gente que también tiene un gran interés, así fue como establecí contacto con la gente de la asociación Hijos del Lobo, que acostumbra a recrear estas épocas», relata. Fue entonces cuando Hernán y sus colaboradores plantearon la posibilidad de hablar de los astures, puesto que «actualmente tenemos algunas series como 'Britannia' o 'Vikingos', que se centran en esos retazos de la historia algo posteriores». Lamenta que «habitualmente no nos damos cuenta de que en nuestra historia tuvieron un gran papel los astures, grandes guerreros y bastante desconocidos».

A partir de ahí, la «intención era dar a conocer cómo vivían y qué costumbres tenían, aunque no es algo fácil, porque la información escasea; lo poco que tenemos lo escribió Estrabón, y no resulta del todo fiable», apunta. El objetivo era mostrar el primer contacto entre astures y romanos, «reviviendo cómo fue ese momento. Para ello centramos la ficción de la cinta en el poblado de Argandenes, donde existe actualmente un castro y donde recientemente se ha localizado un enterramiento romano», relata.

De esta forma, la trama principal recrea el desconcierto, así como la lucha de una de estas aguerridas tribus astures al contactar por primera vez con tropas romanas, destacando sus costumbres y el papel de la mujer en la batalla. La grabación dio comienzo los primeros días del presente mes, en el entorno del Arboreto de Miera, en La Pesanca y en las inmediaciones del monte Cayón, «unas localizaciones espectaculares», señala el impulsor de esta iniciativa. Además de en Piloña, el equipo tiene previsto rodar también en Somiedo, «para aprovechar los teitos, ya que son construcciones muy similares a las que habrían construido los astures».

El vestuario también se ha cuidado de forma especial, «gracias a la colaboración del colectivo Hijos del Lobo y los retoques de Maite Capín». De igual forma, cuentan con el asesoramiento de arqueólogos y especialistas en coreografías y armamento de la época.

Micromecenazgo

El equipo está formado por diez técnicos, seis actores principales y hasta 25 extras. Para obtener fondos con los que cubrir los gastos de la producción se ha recurrido al crowdfunding y las cosas marchan bien: «en una semana hemos cubierto el 71% de los 2.500 euros que nos propusimos alcanzar», comenta, aclarando que de esa cantidad habrá que descontar el porcentaje de la plataforma y de Hacienda.

La idea es la de finalizar el rodaje a lo largo de junio, puesto que luego quedará la complicada labor de postproducción, que se podría alargar durante otros dos o tres meses.

«Nuestro objetivo es presentarlo en el Festival de Cine de Gijón y luego poder llevarlo a otros certámenes cinematográficos», anuncia Fernández Joglar, mostrándose optimista sobre el resultado final y la acogida del público, «puesto que, por ahora, estamos teniendo buenos comentarios sobre el proyecto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos