La marinera Virgen de Guía ilumina desde hoy la capital riosellana

Tras un año de ausencia, los organizadores de la fiesta han recuperado el Torneo de Futbito, que contará con nueve equipos participantes

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

La marinería de Ribadesella está de fiesta. Este viernes comienzan oficialmente las celebraciones en honor a la Virgen de Guía, patrona de los pescadores riosellanos. No obstante, las novenas en la ermita se iniciaron el 30 de junio pasado, mientras que el sábado 1 de julio se celebró el Día del Socio con marmita elaborada por Benito Buenaga y el correspondiente reparto del bollu preñau y la botella de vino a todos los miembros de la familia marinera y a los residentes portuarios, porque estas también son las fiestas patronales de todos los que sienten pasión por la virgen y tienen su morada mirando al muelle riosellano.

La novedad de este año es deportiva, porque después de su ausencia en la pasada edición, este año se ha recuperado el Torneo de Futbito Virgen de Guía. Comienza este viernes con la participación de nueve equipos repartidos en dos grupos. «Era una pena perderlo porque esta es la 33 edición que se volverá a jugar en el polideportivo municipal de forma continuada hasta la gran final, el sábado hacia las seis de la tarde», aseguró Emilio Peñil, miembro de la comisión.

El mismo sábado, a las diez de la noche, tendrá lugar la bajada de la Virgen en procesión hasta la iglesia parroquial. Lo hará acompañada por una legión de gentes ataviadas de marineros ellos y de rederas o sardineras ellas. Las calles de Ribadesella se cubrirán de un manto azul y blanco. La patrona se engalanará con cientos de margaritas, rosas y hortensias. La comitiva la completarán la Banda Gaites Ribeseya y la Danza de Arcos, mientras el coro La Fuentina cantará la 'Salve Marinera' en la puerta de la misma rula. Éste será un momento de multitudes.

Al día siguiente, domingo, a mediodía en la iglesia parroquial, se celebrará la misa solemne de Guía y a la una, sesión vermú en la cofradía. La procesión marítima no comenzará hasta las seis de la tarde, aprovechando la marea. Embarcaciones pesqueras y deportivas se unirán en santa procesión mientras suena la sirena de la rula e irrumpe una descarga de cohetes y voladores lanzada por Garuña. Todas juntas, repletas de fieles y seguidores, partirán hacia la mar, rumbo a salear y a pedirle protección a la patrona. De regreso a puerto, la Virgen de Guía regresará a su ermita en lo alto del monte Corberu.

La fiesta seguirá el lunes con una jornada tradicionalmente dedicada a mayores y pequeños. A la una, misa cantada por el Coro Manín de Lastres y promovida por la Asociación de Pensionistas Virgen de Guía, colectivo que a las dos celebrará su comida de hermandad con concierto y baile de sobremesa. Mientras los abuelos se divierten, tampoco faltará entretenimiento para los nietos con el Concurso de Pesca, los juegos infantiles y la chocolatada final. Con estas actividades se darán por concluidas unas fiestas marineras que, este año solo tendrán dos verbenas. La del viernes estará amenizada por la Orquesta Tango y el Dúo Brass. Esta última repetirá el sábado junto al grupo Cayenna.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos