Miradas estereoscópicas de los Picos centenarios

Nieve en la Montaña de Covadonga ./
Nieve en la Montaña de Covadonga .

Una muestra de 38 imágenes repasa en Cangas de Onís el viaje de Celso Gómez por la Montaña de CovadongaFotógrafo aficionado, recorrió el espacio protegido a pie y a caballo, envuelto en su peculiar capa y acompañado de su inseparable cámara

GLORIA POMARADA CANGAS DE ONÍS.

De aquel Parque Nacional de la Montaña de Covadonga que Celso Gómez Argüelles captó con su cámara hace ya un siglo ha cambiado el nombre, el color de las imágenes y el número de visitantes que se cuelan en la foto. Así lo atesoran las 38 obras expuestas en la Casa de Cultura de Cangas de Onís, un recorrido de principios del siglo XX por el espacio protegido en el que Gómez Argüelles se adentró, en ocasiones a caballo, en otras a pie, acompañado por su inseparable cámara.

Este ovetense nacido en 1880, hijo de un pasiego y de una tinetense, se aficionó a la fotografía de montaña tras adquirir una cámara estereoscópica con el fin de plasmar los paisajes tal y como los percibía la vista humana. «De cada fotografía salían dos imágenes del mismo lugar y eso daba una perspectiva de adentrarse en el espacio, por eso se acerca al 3D», explica el director de la Casa de Cultura canguesa, Antonio de Luis. «Son fotos que pueden sorprender por su gran valor y calidad», añade. No solo en técnica fue pionero, sino que su figura se recuerda hoy por ser uno de los padres del montañismo asturiano y figurar entre los «descubridores» de Picos.

En este espacio protegido encontró Gómez Argüelles la combinación perfecta para sus dos pasiones. Los Lagos, Peñasanta, Poncebos, Caín y Áliva fueron solo algunos de los enclaves que inmortalizó en su recorrido, siempre envuelto en una enigmática capa que, más que a estética, respondía a cuestiones prácticas. En su reverso, cuentan las crónicas, portaba toda clase de objetos, desde cordones para las botas a botones, tijeras, alambre y alicates.

Además de la comarca oriental, este fotógrafo puso el foco en el conjunto de Asturias, desde Oviedo a las villas marineras, que captó a lo largo de cuatro décadas en un total de 500 fotografías conservadas hoy en el Muséu del Pueblu d'Asturies, en Gijón. Tras la Guerra Civil, Gómez Argüelles abandonó la fotografía. Licenciado en Derecho, desarrolló su carrera profesional como procurador y llegó a ser diputado provincial con el Partido Reformista de Melquíades Álvarez. El fin de sus días le llegó en su Oviedo natal, a los ochenta años.

La muestra de su particular visión de los Picos se podrá visitar hasta el 28 de marzo, con motivo de la XXI Semana de la Montaña de Cangas de Onís.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos