«No miraremos a otro lado mientras la Faustino Sobrino pierde dinero»

La residencia de mayores que regenta en Llanes la Fundación Faustino Sobrino. / JUAN LLACA
La residencia de mayores que regenta en Llanes la Fundación Faustino Sobrino. / JUAN LLACA

El alcalde de Llanes, Enrique Riestra, considera que «no tomar medidas ante las pérdidas de los últimos años sería irresponsable»

LUCÍA RAMOS LLANES.

«La Fundación Faustino Sobrino perdió una media de 300.000 euros anuales durante el último cuarto de siglo. Ante estas cifras, nosotros tenemos muy claro que no vamos a mirar hacia otro lado». Después de la creciente preocupación generada en los últimos días en torno a la residencia de mayores, el regidor del concejo, Enrique Riestra (Vecinos por Llanes), quiso ayer dejar clara su postura al respecto. Así, aseveró a EL COMERCIO que «en ningún momento se ha pretendido culpar a las religiosas de las pérdidas, pues consideramos que para encargarse de este tipo de cuestiones económicas ya estaba el Patronato, que hacía las veces de consejo de administración».

Un Patronato, recalcó, «conformado por políticos gestores. Los mismos que estaban gestionando el concejo». El alcalde llanisco se preguntó también por las medidas que se tomaron cuando «se presentaban las cuentas y, un año tras otro, durante más de dos décadas, éstas siempre arrojaban importantes pérdidas». En este sentido, Riestra fue más allá y, recordando las críticas vertidas a principios de semana desde el grupo municipal socialista, les invitó a «buscar un solo consejo de administración que soporte pérdidas anuales de 300.000 euros durante veinticinco años».

Por todo esto, aseveró, «sería una irresponsabilidad no tomar medidas ante los números de los últimos años». Así, el regidor señaló cómo el equipo de gobierno que preside pretende «cambiar los números para que la vida útil de la residencia Faustino Sobrino no sea de diez o quince años, sino de muchos más. De no hacerlo, una simple cuenta demuestra a quien quiera calcularlo que el centro tendría una fecha fija de muerte», apostilló. Los cambios acordados durante los últimos meses en el Patronato, agregó, pretenden «poner soluciones sobre la mesa sin mermar la calidad del servicio» que se viene prestando a los residentes.

«En ningún momento se culpó a las religiosas, que prestan un servicio de reconocido prestigio»

Respecto a las franciscanas que regentan el equipamiento desde su creación, hace más de un siglo, Riestra insistió en que éstas van a permanecer en la fundación. «La congregación estuvo, está y estará en la residencia, prestando un servicio de reconocido prestigio», apuntó.

Temas

Llanes

Fotos

Vídeos