Misa y chupinazo para dar inicio al San Fermín piloñés

Varios fieles procesionan con San Fermín por la calle El Quesu de Infiesto. / E. CARBALLEIRA

Tras el oficio en la capilla de la Obra Pía, el santo fue llevado en procesión hasta el centro de la calle El QuesuA partir de la jornada de hoy, y hasta el día 14, se irán sucediendo los encierros y los hosteleros ofrecerán los tradicionales 'Huevos de Santu'

ENRIQUE CARBALLEIRA INFIESTO.

Los festejos del particular San Fermín de Infiesto dieron comienzo ayer en el entorno de la calle El Quesu. Sin embargo, el primer y fundamental acto se desarrolló a escasos metros del comienzo de esta calle, en la capilla de la Obra Pía. Fue aquí donde numerosos adeptos a este festejo importado hace cinco años, se dieron cita para tomar parte en una misa, en honor al Santu.

Con un ajustado presupuesto, mucho humor y, sobre todo, muchas ganas de celebración, poco a poco se han ido instaurando los Sanfermines locales, nacidos de una forma bastante casual, gracias a los miembros de la peña Luisa Inés y sus muchas ganas de celebración.

Ayer, como jornada inaugural, se procedió a trasladar el santo desde la capilla donde se ofició la ceremonia hasta la calle El Quesu, donde presidirá durante los próximos días los diferentes encierros. Los miembros de la peña, perfectamente ataviados de blanco y rojo, asistieron a esta primera jornada tras realizar los preparativos previos, que conllevan cierta decoración del entorno de la mencionada calle, una de las más tradicionales y festivas de la capital piloñesa.

No falta el tradicional altar, con una hucha en forma de vaca, en la que se recogen aportaciones para sufragar algunos gastos, como la reciente compra de una figura de mayor tamaño de San Fermín. También se colocan diferentes anuncios relacionados con la celebración y, por supuesto, las normas para participar en los encierros.

Tras la procesión con San Fermín, la figura santa se ubicó en su lugar habitual, presidiendo los festejos desde lo alto, y se lanzó el chupinazo obligado. No faltó la canción de los Sanfermines y, por último, los presentes se colocaron el pañuelo, comenzando la animación musical.

A partir de la jornada de hoy, y hasta el día 13, al filo de las nueve de la tarde, se irán sucediendo los tradicionales encierros. La despedida llegará con un encierro especial en el que se entonará el 'Pobre de mí'. Asimismo, los participantes que lo deseen podrán degustar en distintos establecimientos hosteleros de Infiesto los tradicionales 'Huevos del Santu', un plato compuesto por huevos fritos, patatas y bacón.

El origen de este San Fermín avellanero tuvo lugar en el seno de la mencionada peña Luisa Inés. El colectivo cuenta con el santo Fermín como patrón, así que algunos componentes consideraron que merecía una mayor presencia en el calendario festivo local y decidieron probar suerte con esta humorística celebración, que ha venido recibiendo año tras año el apoyo de cada ve un mayor número de adeptos.

Fotos

Vídeos