«Las monjas no somos rancias», dicen las Samaritanas en Cangas

Las hermanas Samaritanas Vanesa, Piedad y Teresa, en Cangas. /Nel Acebal
Las hermanas Samaritanas Vanesa, Piedad y Teresa, en Cangas. / Nel Acebal

L. R. CANGAS DE ONÍS.

«Lejos de lo que muchos piensan, las monjas no somos rancias, sino todo lo contrario. Vivimos felices, enamoradas de Dios, sonreímos y queremos compartir nuestra alegría con todo el mundo. Eso es lo que venimos a mostrar», así se expresaban ayer por la tarde en Cangas de Onís las hermanas Vanesa, Piedad y Teresa, de la congregación de las Carmelitas Samaritanas del Corazón de Jesús del Monasterio de Valdediós.

Las religiosas permanecieron todo el fin de semana en la ciudad canguesa, donde pusieron a la venta los productos que ellas mismas elaboran, como galletas, patés, mermeladas, cosmética natural, adornos para el pelo, bisutería, etc. Además, las hermanas participaron en la eucaristía de la tarde del sábado y en una 'hora santa' a la que asistieron numerosos parroquianos de todas las edades.

Ayer, además de instalar su puesto, las religiosas compartieron sus vivencias con todos los que se quisieron acercar por la tarde a la iglesia parroquial de Cangas de Onís. Explicaron cómo antes de «sentir la llamada del Señor» tenían otras profesiones, una de ellas incluso tocaba en una banda de 'heavy metal', y cómo ahora se valen de las redes sociales para «conectar con el mundo y, sobre todo, con los jóvenes».

Fotos

Vídeos