Los montañeros reclaman poder acceder sin restricciones a los Lagos

Dos senderistas por los Lagos este martes, en el primer día del plan de transporte. /  JUAN LLACA
Dos senderistas por los Lagos este martes, en el primer día del plan de transporte. / JUAN LLACA

Sostienen que el nuevo plan de transporte, ampliado desde las 7.30 de la mañana a la noche, limita su actividad y la llegada a los refugios

GLORIA POMARADA CANGAS DE ONÍS.

El nuevo y ampliado plan de transporte a los Lagos de Covadonga, el más largo de la historia tanto en jornadas como en horario diario, no convence en la Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo del Principado (Fempa). El malestar reside en que las restricciones de acceso son aplicadas sin distinción a montañeros y visitantes. «Se nos trata igual que a un turista que va a hacer unas fotos», lamenta el presidente Juan Rionda.

Esa postura fue la que la Federación de Montaña hizo constar en el Patronato del Parque Nacional de los Picos de Europa celebrado este lunes en Oviedo. Tras la reunión, el consejero de Medio Ambiente y presidente este 2018 del Parque, Fernando Lastra, recogía el encargo y señalaba su intención de «compatibilizar los horarios que hemos establecido con el tránsito de los montañeros a los refugios, vamos a ver si lo podemos acomodar». Por el momento, precisó, su departamento «lo está mirando».

La problemática por la aplicación indistinta del plan de accesos al espacio protegido, señalan los montañeros, viene de largo. Ya la pasada temporada habían expresado su malestar, agravado ahora por unos horarios de prohibición de paso por la carretera CO-4 que se amplían dos horas, desde las 7.30 de la mañana a las 21 horas. El escaso margen de horario de acceso libre, dicen, condiciona su actividad con madrugones por la mañana y dificultades en caso de hacer noche en los refugios. «El de Vega de Ario está a tres horas del lago Ercina y el de Vegarredonda a dos del Enol. Si quieres ir a pasar el fin de semana y hasta las nueve no puedes pasar de Covadonga, cuando llegues a los Lagos pasaría una hora. Llegaríamos con los refugios cerrados», expone el presidente. Las restricciones complican «la continuidad de los refugios, que vienen quejándose del acusado descenso de pernoctas», dice Rionda, quien recuerda que Picos es su principal «campo de juego».

Durante las trece horas y media de horarios restringidos la única posibilidad de acceso está en los buses y taxis. «Dependemos de un transporte que no sabemos si va a tener capacidad en horas de máxima afluencia», indica. Las esperas son otra dificultad añadida. «Puedes pasar horas esperando, que las restas de actividad», lamenta.

A ello se suma el lugar de parada del transporte colectivo, en el aparcamiento de Buferrera. «Tenemos que hacer un esfuerzo extra cuando te pueden dejar a la entrada del lago Enol, pero allí no paran», apunta. En las inmediaciones del Enol comienzan precisamente muchas de las rutas de esta zona del Parque, la de «más actividad montañera de Asturias y de fuera y con el mayor atractivo por tener las rutas señalizadas».

Por todo ello, desde la Fempa estudian presentar un recurso de alzada contra la resolución del Principado, si bien su apuesta es por una solución dialogada. Su petición va encaminada a ser considerados como una «excepción», con posibilidad de acceso sin restricciones. «No es un privilegio que dejen pasar a los montañeros, nunca seríamos multitud que hiciese atasco en la carretera», sostiene Rionda. El mecanismo para demostrar la condición de montañero, apunta, sería el carné de socio de la Federación. Insiste, además, en que desde la Fempa sí están de acuerdo con las restricciones a los visitantes «para evitar aglomeraciones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos