«En Montserrat el tren cremallera solucionó el problema de los atascos»

Los visitantes aplauden la idea del tren cremallera. / E. C.

LAURA CASTRO CANGAS DE ONÍS.

«La idea de un tren cremallera sería un lujo». Así de convencidos se mostraron Daniel Mañas e Ingrid Linde, dos turistas de Barcelona y Tarragona que acudieron ayer a los Lagos por primera vez. Esta pareja de catalanes llegó al aparcamiento de La Tiese a las 12 del mediodía y lograron aparcar en uno de los laterales, pero aseguraron que había sido «una locura».

Conscientes de las obras que se están llevando a cabo actualmente en la carretera a los Lagos, Mañas y Linde preguntaron en su hotel por la posibilidad de acceder al espacio protegido utilizando el Plan Especial de Transporte. «Nos dijeron que había finalizado el día 15 y por eso optamos por subir en coche, pero veníamos con miedo porque la vía no está para muchos viajes y no queríamos quedarnos atascados a mitad de camino», explicaron.

Los catalanes recordaron que estos impedimentos también existían en Montserrat hasta que se construyó el tren cremallera. «Allí funciona muy bien, solucionó el problema de los atascos y reguló la congestión de visitantes que era muy similar a la que hay aquí ahora», argumentaron Mañas y Linde.

El debate sobre el recuperado proyecto ferroviario a los Lagos de Covadonga continua abierto. Algunos hosteleros, como Mari Paz Labra, del restaurante El Casín, consideran que «es una idea muy buena, pues permitiría tener turismo durante todo el año».

De hecho, este es uno de los beneficios que defendió la diputada popular Marifé Gómez, una de las principales impulsoras de la propuesta del tren cremallera. «Es un proyecto que garantizaría un flujo constante de visitantes, no solo en verano», explicó el pasado viernes en la Junta del Principado. Asimismo añadió que «satisfará las expectativas del viajero que no encontrará atascos ni colas para coger el autobús».

Fotos

Vídeos