Una montañera vasca fallece tras despeñarse en la Ruta del Cares

Una montañera vasca fallece tras despeñarse en la Ruta del Cares
Efectivos del Grupo de Rescate de Bomberos del SEPA en el lugar del accidente. / BOMBEROS DEL SEPA

La mujer, de 64 años y de Vizcaya, sufrió una caída de casi cuarenta metros mientras se dirigía a Poncebos con un grupo

LUCÍA RAMOS CARREÑA.

Los Picos de Europa se han cobrado una nueva vida. Una mujer vizcaína de 64 años fallecía ayer por la tarde tras despeñarse varias decenas de metros mientras realizaba, en compañía de un grupo de personas, la Ruta del Cares, en el concejo de Cabrales. El accidente tenía lugar minutos antes de las cuatro de la tarde en las inmediaciones de la pasarela de los Martínez, a unos cuatro kilómetros de Caín y casi en el límite con la vecina provincia de León, pero todavía en la vertiente asturiana. El cuerpo de la montañera fue evacuado del punto donde se encontraba por el Grupo de Rescate de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) a bordo de helicóptero medicalizado.

El Centro de Coordinación de Emergencias del 112 Asturias recibía a las 15.56 horas una llamada en la que se indicaba que una mujer se había despeñado mientras realizaba la popular ruta y había caído cerca de cuarenta metros. De inmediato se movilizó al Grupo de Rescate de Bomberos del SEPA, a bordo de la aeronave medicalizada del organismo autónomo. Tras localizar a la mujer accidentada, el médico rescatador verificó que había muerto. La mujer, M. L. A. C., era vecina de la localidad vizcaína de Zamudio.

Al parecer, la fallecida, que formaba parte de un grupo de montaña procedente del País Vasco, resbaló y se precipitó al vacío casi cuarenta metros hasta quedar enganchada en unas rocas que evitaron que cayese otros ochenta metros más y terminase en el río, donde el rescate del cuerpo habría sido mucho más complicado.

Una vez lograron llegar hasta la montañera accidentada, el médico rescatador y el bombero rescatador procedieron a asegurar su cuerpo para evitar que pudiera seguir precipitándose al vacío y tras recibir la autorización pertinente, para lo que el equipo trasladó hasta el lugar a un miembro del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (Greim) de la Guardia Civil de Cangas de Onís, se procedió a su rescate. Para ello se realizó una operación de grúa en la que se desplegaron unos treinta metros de cable para izar a la aeronave la camilla con la mujer accidentada y el médico rescatador.

Una vez a bordo, los restos de la montañera fueron depositados en Poncebos. Allí, el Instituto Armado se hizo cargo de los mismos y los trasladó al Instituto de Medicina Legal de Asturias, en Oviedo, donde será realizada la autopsia para determinar las causas concretas que produjeron la muerte.

El equipo de rescate de Bomberos del SEPA dio por finalizada la intervención a su llegada a la base de La Morgal, a las 19.28 horas. La sala del 112 del SEPA informó del suceso tanto a la Guardia Civil y al SAMU como a los 112 limítrofes de Cantabria y Castilla y León.

Otras muertes

No es la primera vez que se produce un accidente mortal en la que es la más concurrida de las rutas existentes en el Parque Nacional de los Picos de Europa y por la que cada año pasan decenas de miles de personas. Hace casi seis años otro vasco, esta vez el vitoriano L. M. I. P., fallecía después de que una piedra le golpease de lleno en la cabeza y lo sacase del camino, haciéndolo caer más de cien metros, mientras realizaba la ruta en compañía de varios familiares.

Los desprendimientos de piedras son algo habitual en la ruta del Cares, lo que entraña ciertos peligros para los senderistas. En junio de 2001, una mujer de 38 años perdía también la vida tras golpearle la cabeza una piedra mientras disfrutaba de la ruta con familiares y amigos. En aquella ocasión las fuertes lluvias fueron la causa del desprendimiento de rocas.

Este mismo año, en febrero, efectivos del Greim rescataron a un joven polaco de 26 que se había fracturado ambas piernas tras una caída por un desnivel de entre quince y veinte metros. No fue hasta la mañana siguiente al suceso cuando su acompañante pudo ir a pedir ayuda, por lo que el joven tuvo que pasar toda a noche con las piernas rotas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos