Mujeres que hacen mejor a Llanes

En primera fila, Paloma Martínez, Ana Nebot, Milagrosa Galguera y Carolina Martínez junto a representantes y trabajadores municipales ayer, en la entrega de premios. /  NEL ACEBAL
En primera fila, Paloma Martínez, Ana Nebot, Milagrosa Galguera y Carolina Martínez junto a representantes y trabajadores municipales ayer, en la entrega de premios. / NEL ACEBAL

El Ayuntamiento reconoció la labor a favor del concejo de Ana Nebot, Milagrosa Galguera y Pamela y Carolina Martínez

LUCÍA RAMOS LLANES.

«Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo». Con esta sentencia del escritor uruguayo Eduardo Galeano en mente, el Ayuntamiento de Llanes quiso homenajear ayer a cuatro mujeres que, precisamente a través de pequeños gestos, logran «hacer un mundo mejor», como apuntó la concejala de Educación y Cultura, Marisa Elviro (Vecinos por Llanes). Así, la soprano y profesora de canto en la Escuela Municipal de Música de Llanes, Ana Nebot, la emprendedora Milagrosa Galguera y las hermanas Pamela y Carolina Martínez fueron galardonadas en los XIX Premios Mujer Concejo de Llanes.

El alcalde, Enrique Riestra (Vecinos por Llanes), aprovechó para alabar la trayectoria de «cuatro mujeres excepcionales» y animar a los presentes a «seguir empujando entre todos hasta alcanzar esa ansiada igualdad». Tras su intervención se proyectó un vídeo en el que se recogían vídeos y fotografías protagonizados por las galardonadas que lograron emocionar a más de uno de los asistentes al homenaje.

Acto seguido, tomó la palabra el recuperador de patrimonio llanisco José Antonio Anca, quien glosó las trayectorias de las cuatro premiadas, comenzando por una vida repleta de trabajo y sacrificios, la de Milagrosa Galguera. Nacida en el seno de una familia humilde de ocho hermanos, aprendió desde bien joven lo duro que es ganarse la vida y los más veteranos aún recuerdan cómo siendo solo una niña se inició en el oficio de lechera, siendo frecuente verla recorrer el concejo con uno de estos recipientes en la cabeza y otros dos en las manos.

Tras contraer matrimonio, comenzó a regentar su propio bar mientras residía en casa de sus suegros. Tras mucho trabajo, la pareja consiguió hacerse su propia casa, en cuyo bajo abrieron un bar tienda donde se podían adquirir desde clavos para las madreñas a ropa de cama, pasando por aperos de labranza y alimentos. Como tenían seis habitaciones pero solo utilizaban una, Milagrosa y su marido decidieron alojar a viajeros en las otras. «Fue una auténtica emprendedora, decidió seguir adelante cuando la gente le decía que estaba loca por abrir un hotel en Cue, y finalmente demostró que ella tenía razón», señaló Elviro.

Anca también alabó la «permanente sonrisa» de las hermanas Pamela y Carolina, «siempre dispuestas a echar una mano allí donde haga falta, ya sean las alfombras de flores del Corpus, la venta de papeletas o ayudar en la Casa de Cultura». Las dos llaniscas se mostraron «encantadas y muy orgullosas» de su galardón.

Finalmente, el presentador se refirió a la soprano, glosando una trayectoria profesional que la ha llevado a actuar sobre escenarios de medio mundo como Tel Aviv, París, Montpellier, Bilbao, Madrid, Barcelona, Valencia y Oviedo, entre otros muchos. Al igual que sus compañeras, Ana Nebot se emocionó visiblemente con un premio que, considera, «refleja el cariño de la gente». La profesora quiso compartirlo con sus músicos, así como con sus compañeros y alumnos de la Escuela de Música. Además, aprovechó para hacer un alegato a favor de que «los jóvenes estudien aquello que más les guste y no solo lo que tiene salida. Me parece terrible que se estén relegando los estudios de arte en beneficio de otros como economía», reconoció, pues «la cultura y el arte te hacen mejor persona». Se mostró encantada con el apoyo recibido por el Consistorio y advirtió, eso sí, que seguirá reclamando mejoras para la escuela.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos