Las multas por los setos enfrentan a vecinos y Consistorio en Ribadesella

Setos recortados en la urbanización Puente del Pilar, junto a la playa riosellana de Santa Marina. /  ACEBAL
Setos recortados en la urbanización Puente del Pilar, junto a la playa riosellana de Santa Marina. / ACEBAL

Los residentes sostienen que las sanciones llegan a calles no previstas, mientras que el equipo de gobierno les pide «ser más cívicos»

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

Los propietarios de viviendas unifamiliares en la zona de la playa de Ribadesella han levantado la voz para censurar las sanciones que les está aplicando el Ayuntamiento por no mantener debidamente cortados los setos verdes que dan a la calle. El malestar es generalizado entre todos aquellos que han recibido la sanción, pero en especial entre quienes residen en la urbanización Puente del Pilar. Aseguran que el procedimiento seguido por el Consistorio no es el correcto, «porque en lugar de realizar apercibimientos individuales y personalizados se plantearon notificaciones o avisos colectivos». Señalan que incluso se están sancionando setos ubicados en calles que no forman parte del patrimonio municipal, entre ellas la calle Danza de Arcos.

Sin embargo, al teniente de alcalde e instructor de la mayor parte de los expedientes sancionadores, Pablo García, no le consta que se hayan multado domicilios ubicados en calles particulares. Defiende en este sentido que «la única que es privada en esa zona es La Juncalera». Además, dice desconocer con exactitud la naturaleza de la calle Danza de Arcos, pero entiende que es una vía pública, porque así lo determinó la justicia en un contencioso de dominio celebrado anteriormente.

Por otro lado, García recordó que los primeros bandos informando sobre las obligaciones que se establecen en la nueva ordenanza se colocaron hace más de un año y que a continuación se entregaron notificaciones personales a quienes los tenían mal cortados. «Como vimos que no hacían caso volvimos a mandar otra remesa de cartas y como tampoco hubo respuesta decidimos tramitar las correspondientes denuncias», aseguró el teniente de alcalde. Cada carta se acompañó de un informe de la Policía Local. «Lo que tenemos que hacer es ser un poco más cívicos y mantener debidamente cortados los setos para que los peatones puedan transitar con normalidad por las aceras», sostuvo Pablo García.

Las penas van de los 80 a los 300 euros, nunca por encima de esa cifra, dice Pablo García

Limpieza «nefasta»

No lo ven del mismo modo los afectados, que creen que, antes de multar, el Ayuntamiento de Ribadesella «debería dar ejemplo desarrollando con mayor eficacia el servicio de limpieza y mantenimiento de jardines». Un servicio que calificaron como «nefasto, porque ni siquiera se limpia la hierba que crece entre las baldosas de la acera». Pablo García negó también esas apreciaciones y achacó cualquier posible inconveniente a la meteorología de las últimas semanas. «Con la nueva máquina que tenemos solemos actuar con rapidez, aunque siempre pueden darse retrasos debido a la acumulación del trabajo que genera la lluvia», contestó a las críticas vecinales.

En torno a la cuantía de las multas, negó que se hayan emitido sanciones superiores a los 300 euros, como aseguran algunas voces. Estos vecinos hablan de multas de hasta mil euros, pero a Pablo García no le consta esa cantidad. Según explicó, las sanciones van de los 80 euros para las faltas leves a los 300 euros para las faltas graves.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos