Mundo Vivo denuncia el robo de los dos burros rescatados a principios de enero en Porrúa

Luis Bernardo y voluntarios de Mundo Vivo, con los dos burros rescatados en enero en Porrúa. /  J. LLACA
Luis Bernardo y voluntarios de Mundo Vivo, con los dos burros rescatados en enero en Porrúa. / J. LLACA

La ONG pide colaboración para tratar de dar con los animales, que el pasado viernes iban a ser trasladados a su futuro hogar en Cangas de Onís

LUCÍA RAMOS LLANES.

'Chico' y 'Rita', los dos burros rescatados el pasado 4 de enero en Porrúa, han desaparecido. Los asnos fueron hallados por la ONG Mundo Vivo en una finca «repleta de cadáveres de gallinas y ovejas» y trasladados a unos terrenos propiedad de la entidad y ubicados en la localidad llanisca de Parres. Varias semanas después, cuando los dos pollinos comenzaban a recuperarse del mal estado en que fueron encontrados -no podían ingerir comida, pues ante la falta de pasto se habían comido la lana de las ovejas que los rodeaban-, fueron sustraídos de la finca de Parres, emplazada junto a la casa del presidente de la ONG, el veterinario Luis Bernardo. «Vinieron en la madrugada del 29 de enero y tuvieron que ser varias personas, pues hicieron un agujero en la verja y sacaron a los burros por una zona peligrosa», explicaba ayer el profesional a EL COMERCIO.

Al día siguiente del robo de los burros, un vecino de Porrúa se presentó en las dependencias de la ONG para indicarles que los animales habían aparecido en una finca de su propiedad. «Accedió a cuidarlos durante unos días, pues el pasado viernes, 2 de febrero, nos los íbamos a llevar a Cangas de Onís, donde tenían una acogida definitiva», relató Bernardo. Sin embargo, los voluntarios de la protectora se llevaron una desagradable sorpresa cuando en la fecha señalada se acercaron hasta la finca de Porrúa y comprobaron que no había ni rastro de 'Chico' y 'Rita' que, por cierto, está preñada. «No puede ser una casualidad. No se han escapado y en la misma finca había otros cinco burros en perfectas condiciones que siguen allí. Fueron a por ellos directamente», lamentaba el veterinario, quien sospecha «del entorno del anterior propietario de los burros».

Desde Mundo Vivo, aconsejados por su letrada, decidieron aguardar unos días hasta hacer público el suceso, pues ayer tenía lugar el juicio por la denuncia interpuesta por la ONG contra el anterior dueño de los animales. «Confiábamos en encontrarlos u obtener alguna pista, pero no. Ya presentamos la correspondiente denuncia ante la Guardia Civil y vamos a llegar hasta en final para dar con el culpable o los culpables, pues se trata de un robo con violencia de dos animales que estaban siendo custodiados por nosotros por orden judicial. En nuestra finca disponemos de varias cámaras de seguridad y vamos a analizar también las grabaciones», aseveró Luis Bernardo.

El veterinario lamentó la suerte de los dos burros, «que por fin se estaban recuperando e iban a tener un hogar definitivo». Por este motivo, insistió en apelar a la colaboración ciudadana. «Pedimos que cualquiera que sepa dónde pueden estar o quién puede estar detrás de esto se ponga en contacto con nosotros», recalcó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos