Más de noventa socorristas vigilarán 23 arenales del Oriente este verano

Más de noventa socorristas vigilarán 23 arenales del Oriente este verano

Con catorce playas con salvamento y 45 profesionales, Llanes será de nuevo el concejo con un servicio más amplio, que ronda los 200.000 euros de coste

LUCÍA RAMOS LLANES.

Comienza la cuenta atrás para que lleguen las vacaciones de verano y los arenales de la comarca se llenen de personas deseosas de disfrutar de una jornada de playa. Para que ese día de ocio transcurra con la mayor seguridad posible, desde hace años son decenas los socorristas que vigilan las playas más concurridas del Oriente. En esta ocasión serán más de noventa los profesionales que velen por la seguridad de los bañistas en un total de 23 playas, la gran mayoría de ellas ubicadas en el concejo de Llanes.

El municipio llanisco contará este verano con catorce playas con salvamento, servicio que prestarán 45 profesionales: Vidiago, Andrín, Ballota, Toró, Sablón, Poo, San Martín/El Portiellu, Palombina, Borizu, Barro, Niembro/Toranda, Torimbia/Portacos, San Antolín y Cuevas del Mar. Según explica el concejal de Playas de Llanes, Javier Ardines (IU), se ha producido un cambio respecto al año pasado, y es que se han retirado los socorristas del arenal de Cue y se han añadido, en cambio, a los de San Martín y El Portiellu. En total, el servicio contará con 45 efectivos. «Cue fue una novedad el último verano, pero tras los problemas y el rechazo que generó la decisión, llegando los profesionales incluso a recibir amenazas y a aparecer pintadas contra ellos, decidimos retirar el servicio», señala el edil.

Otro de los problemas a los que se enfrentaron este año desde el Consistorio llanisco fue el de la limpieza de playas. «Al decir Cogersa que ya no la hacía y tener que asumirla nosotros, con el coste de cerca de 60.000 euros que ello supone, hubo que recortar ligeramente el presupuesto destinado a salvamento, que en Llanes ronda los 200.000 euros», indica Ardines. Esto obligó a reducir en varios días el periodo en que los arenales llaniscos contarán con socorristas en septiembre. Una decisión, no obstante, que podría cambiar tras recibir la subvención comprometida por el Principado para paliar los gastos de limpieza. «Confiamos en poder ampliar durante una semana más la vigilancia», apunta el concejal.

En el vecino concejo de Ribadesella se han experimentado pocos cambios respecto a la pasada campaña. «Volveremos a contar con diecisiete socorristas entre mediados de junio y mediados de septiembre», explica el teniente de alcalde, el forista Pablo García. Concretamente, el servicio comenzará a prestarse este mismo sábado y se prolongará hasta el 16 de septiembre. De nuevo, serán tres los arenales que cuenten con salvamento: Santa Marina y Vega, todos los días, y La Atalaya, todos los fines de semana a partir del 1 de julio. La novedad aquí radica en que los profesionales que vigilen la playa de la capital dispondrán de una moto de agua para poder moverse con mayor rapidez y agilidad.

El presupuesto que destinará este 2018 al servicio de salvamento el Consistorio de Ribadesella será similar al de años anteriores, unos 98.000 euros, y en lo que sí insisten desde el gobierno es en la importancia de que «la gente haga caso a las recomendaciones de los socorristas. No están puestos en las playas de adorno, sino para garantizar la seguridad de los bañistas, pero éstos tienen que colaborar», recalca Pablo García.

La temporada de baños también comenzará sin grandes cambios en las costas colunguesa, caraviense y ribadedense. «Contaremos con doce socorristas a diario en las playas de Lastres, La Griega y La Isla desde mediados de junio hasta mediados de septiembre», explica el alcalde, el socialista Rogelio Pando, quien cifra en unos 50.000 euros el coste de servicio.

En Caravia, del mismo modo, se mantendrán una quincena de puestos, si bien en esta ocasión se hará con personal de la Federación Asturiana de Concejos. El presupuesto, como sucede en Colunga, ronda los 50.000 euros y el servicio se prestará en La Espasa y el Arenal de Morís desde el 29 de junio hasta el 9 de septiembre. Finalmente, en Ribadedeva será la playa de La Franca la única del concejo que cuente con tres socorristas con un coste aproximado de 13.000 euros.

Obras y reparaciones

En cuanto a las obras, este año no hubo grandes desembolsos y la mayoría de los ayuntamientos se están limitando a poner sus arenales a punto mediante trabajos de limpieza, pintado y reparación de infraestructuras. En el caso de Ribadedeva, se destinaron 3.000 euros a la sustitución de las tablas de la pasarela de La Franca, así como a dotarla de nuevas farolas y mejorar la red de abastecimiento. En Llanes también pretenden abujardar la rampa de Palombina para evitar resbalones, así como instalar baños químicos en varias playas. Quedan pendientes, recuerda Ardines, obras que dependen de otras administraciones, como la escollera de Troenzo y el acceso al arenal de Castiellu, en Pendueles, que reclaman los vecinos desde hace años.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos