Nueva condesa para una tradición casi centenaria

Las aldeanas, a la salida del palacio para retirar el ramo y camino de la iglesia parroquial. / J. LLACA.
Las aldeanas, a la salida del palacio para retirar el ramo y camino de la iglesia parroquial. / J. LLACA.

María Teresa Suárez-Guanes recibía por primera vez en el palacio a los vecinos en la Sacramental de PenduelesEn la jornada de víspera los lugareños habían cortado un eucalipto de 32 metros en Novales y más tarde lo plantaban en el centro del pueblo

GUILLERMO FERNÁNDEZ LLANES.

La localidad llanisca de Pendueles celebró con brillantez y alta participación su fiesta de la Sacramental. El jueves, los mozos cortaban un eucalipto de 32 metros en el bosque de Novales y por la tarde lo plantaban en el centro del pueblo. Ayer, festejaban el día grande con pasacalles; salida del ramo desde el palacio de la condesa del Valle de Pendueles; masiva presencia en la iglesia de San Acisclo para asistir a misa, procesión y sesión vermú.

Más de tres kilómetros recorrió el grupo de gaitas Principado para concluir el pasacalles matinal por todas las arterias de Pendueles. A mediodía, medio centenar de mozas ataviadas de llanisca y una decena de hombres enfundados en el traje de porruano retiraban el ramo en el palacio, una tradición que va camino de convertirse en centenaria, con la novedad de que este año les recibía la condesa, María Teresa Suárez-Guanes Ybáñez, que accedió recientemente al título por fallecimiento de su hermano José Luis, en mayo. Se trata de la quinta persona en encabezar el Condado del Valle de Pendueles, título casi centenario creado en 1920.

Desde el palacio se formó una comitiva folclórica camino de la iglesia parroquial. Del cortejo formaban parte la banda de gaitas; el ramo, a hombros de Alberto Sobero, Acisclo Pidal, Sergio Pérez y Paco Gutiérrez Sordo; las aldeanas y un elevado número de vecinos y turistas. De presidir la eucaristía se encargó Ignacio Pérez Perela, párroco de Pendueles, acompañado por el sacerdote llanisco Luis Díaz García.

Al término de la función religiosa se formaba la procesión. La Custodia bajo palio, en manos del párroco, recorrió buena parte de la localidad y realizó paradas en dos altares ubicados en la finca del palacio y frente al domicilio de Jesús Moreno. Entrada la tarde, los vecinos participaron en una sesión vermú amenizada por el grupo Principado, del que formaban parte Manolín Vela, Juan Oliver y los hermanos Vicente y Gregorio Trespalacios.

Por la tarde, en la zona de la bolera, tuvo lugar la subasta del ramo y, a continuación, el grupo folclórico local ofrecía un selecto festival folclórico con la interpretación de la Carrasquina, el Xiringüelín, el Quirosanu, las jotas de Cangas y el Cuera y el Fandango de Pendueles.

Fotos

Vídeos