Un nuevo tiempo para el Archivo de Indianos

Un grupo de visitantes se dirige al Archivo de Indianos. / E. C.
Un grupo de visitantes se dirige al Archivo de Indianos. / E. C.
Ribadedeva

Tres patronos independientes dejan el cargo tras recuperar el Principado la presidencia de la institución

T. B. COLOMBRES.

Hace apenas unos días se presentó de forma oficial la Asociación de Amigos del Archivo de Indianos. El colectivo está compuesto por 22 empresarios, en su mayoría mexicanos con raíces en Asturias, que son quienes garantizaron la viabilidad de la institución con su apoyo económico y quienes abogan por darle un futuro lleno de posibilidades con una apuesta clara por hacer del de la Emigración un museo de referencia a nivel internacional.

Se abre una nueva etapa para el Archivo de Indianos, pero no solo a nivel de objetivos y de expansión, también a nivel institucional. El pasado 18 de marzo se produjo un cambio en la presidencia. El Patronato acordó que el cargo lo ocupase un representante del Principado en lugar de una persona independiente, recuperando un modelo que fue descartado durante la primera etapa de Vicente Álvarez Areces al frente del Gobierno regional.

De esta forma se decidió apartar del cargo al catedrático José Luis García Delgado, quien había ocupado el cargo durante cerca de 13 años y que se enteró apenas 48 horas antes de que la decisión estaba tomada y que tampoco se le iba a permitir ocupar el puesto unos meses más hasta que se culminase la integración de la Asociación de Amigos en la institución. Él, junto con el director, Santiago Romero, y el exrector de la Universidad de Oviedo, Juan Vázquez, fueron las personas que se encargaron de viajar a México en busca de un apoyo económico que lograse salvar el Archivo, un reto que se antojaba muy difícil pero que los tres consiguieron lograr.

Pero la labor de García Delgado al frente de la institución tenía algunas 'lagunas' para otros miembros del Patronato, en su mayoría representantes de la Administración pública. Echaban en falta una mayor comunicación entre la entidad y el Principado y por eso consideraron propicio y apoyaron un relevo al frente del Museo de la Emigración. Un cambio que pasaba por que el Gobierno regional asumiese la presidencia de la institución -la ocupa desde marzo el viceconsejero de Cultura Vicente Domínguez- y porque entrase gente nueva como Paz fernández Felgueroso, exalcaldesa de Gijón y presidenta del Consejo de Comunidades Asturianas.

García Delgado no quiere realizar manifestaciones sobre este hecho, pero personas cercanas a él sí que indican que las formas con las que se le apartó del cargo, sin avisarle hasta 48 horas antes cuando acaba de volver de un viaje a México para profundizar en la integración de la Asociación de Amigos, le produjeron una gran tristeza. Este hecho, sumado a la decisión de que el sector público copase los puestos del patronato de una institución que recoge el movimiento social más importante de Asturias en el siglo XIX y XX precipitó la decisión del expresidente de dejar su puesto como patrono. Con él se marchan también Juan Vázquez, que regresó al patronato de su mano y entendió que se debía ir con él, e Ignacio Quintana, quien fuera subsecretario del Ministerio de Cultura.

Esta marcha deja al Archivo de Indianos con apenas dos patronos independientes, los que representan a la Universidad de Oviedo, encabezados por su rector, Santiago García Granda. El resto de puestos está ocupados por personas vinculadas al sector público o al mundo empresarial, de la mano de la Asociación de Amigos. Una nueva etapa para una institución que en mayo cumplió 30 años y que se enfrenta a retos ilusionantes de la mano de los benefactores mexicanos, quienes ya han dicho que quieren que el de la Emigración sea un museo de referencia a nivel internacional.

Fotos

Vídeos