Nuevos atascos en los Lagos caldean el ánimo de los conductores

La carretera de los Lagos de Covadonga, repleta de coches
La carretera, colapsada de coches. / NEL ACEBAL

El buen tiempo hizo que numerosas personas se acercaran al paraje protegido y los coches mal estacionados volvieron a provocar largos embotellamientos

Lucía Ramos
LUCÍA RAMOS

Nuevo fin de semana soleado, nueva afluencia masiva de visitantes a los Lagos de Covadonga y, como ya viene siendo habitual, nuevos atascos en el entorno del Ercina. La preciosa estampa que ofrecía esta jornada el paraje protegido, con el verde y el azul destacando sobre los Picos nevados, atrajo a un gran número de personas procedentes de dentro y fuera del Principado que en pocos minutos ocuparon por completo el pequeño estacionamiento ubicado en las inmediaciones del lago más alto. Pese a que las primeras horas de la mañana fueron relativamente tranquilas, la acumulación de vehículos en las cunetas de la ya de por sí estrecha carretera terminó haciendo estragos en la fluidez del tráfico cuando pasado el mediodía los coches comenzaron a llegar con mayor intensidad y se formaron varios tapones que impedían entrar o salir del lugar.

Entre los conductores atrapados se encontraba el vallisoletano Miguel García, quien no daba crédito a semejante atasco ante la ausencia de controladores. «No parece normal que esto suceda y se repita varias veces al año, los responsables deberían estar prevenidos y poner remedio, pues algunos llevamos niños pequeños y no podemos quedarnos aquí durante tanto tiempo. Es una locura, no lo entiendo», criticó. También se encontraron con el tapón los gijoneses Marcos González y Bea Fernández. No obstante, ellos subían hacia el Ercina y tuvieron la precaución de darse la vuelta, dejar el coche abajo y subir andando. “Es la mejor solución. Hay por lo menos treinta coches aparcados en la carretera y otros tantos intentando salir o entrar al aparcamiento. Como el paso queda estrecho y ninguno quiere dar marcha atrás, se forma un tapón del que no van a salir en un buen rato”, relataron a su llegada al lago superior. “Esto pasa un montón de fines de semana, si saben que en esta época a la gente le gusta subir y que hoy iba a hacer buen tiempo, ¿por qué no ponen controladores como hacen otras veces? No tiene sentido”, criticaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos