«Hacer las obras después del verano es lo más lógico», defiende Adolfo Mariño

Adolfo Mariño, abad de Covadonga, ante la Basílica el pasado diciembre. / NEL ACEBAL
Adolfo Mariño, abad de Covadonga, ante la Basílica el pasado diciembre. / NEL ACEBAL

«Desde que comenzó el Año Mariano recibimos a cientos de personas al día y esperamos que lleguen más, no podemos tener la explanada inutilizada»

LUCÍA RAMOS COVADONGA.

«Agradecido y aliviado». Así se mostraba ayer el abad de Covadonga, Adolfo Mariño, tras conocer la intención del Ejecutivo regional de esperar a que pasen el verano y el Día de Asturias para iniciar los trabajos de reparación de la explanada ubicada ante la Basílica. La decisión la hacía pública este jueves el propio consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Francisco Lastra, en respuesta a una pregunta sobre este asunto planteada por la diputada del PP por el Oriente, Marifé Gómez, durante el Pleno de la Junta General del Principado.

Dicho retraso voluntario de las obras en el Real Sitio, recalcó Lastra el jueves y volvió a reiterar ayer Mariño, no obedece a ningún posible obstáculo como la falta de presupuesto o de permisos, sino a «una cuestión de lógica». «Los trabajos tienen un plazo de ejecución de tres meses, si en el mejor de los casos el tiempo lo permite y se inician en marzo, estaríamos hasta junio con la explanada inutilizada y no nos lo podemos permitir, pues desde que comenzó el Año Jubilar Mariano estamos recibiendo a cientos de personas cada día y esperamos que vengan todavía muchas más», explicaba el abad a EL COMERCIO. Agregó que durante el próximo mes de abril, «solo en tres fines de semana tendremos en Covadonga a cerca de seis mil jóvenes gracias a las visitas de escuelas públicas y privadas de la región, así como de los chavales de la catequesis de la diócesis. No vamos a poder meterlos a todos en la Basílica, con lo que tendremos que recurrir a realizar los actos en la explanada», apuntó.

Con todo esto en mente y preocupado no solo por no poder dar el mejor servicio a los fieles de la Santina, sino en garantizar la seguridad de quienes se acerquen en los próximos meses al Santuario de Covadonga, el abad reconocía ayer que fue él quien propuso el traslado de las obras a septiembre. «Mantuvimos una conversación a tres bandas en la que también participaron representantes de la Consejería de Infraestructuras y del Ayuntamiento de Cangas de Onís y planteé que hacer las obras después del verano era lo razonable», explicó Mariño.

Fue el propio abad de Covadonga quien propuso postergar los trabajos a septiembre

Todo listo para septiembre

El religioso se mostró contento al saber que desde el Principado se habían atendido sus demandas que, recalcó, «no tienen nada que ver con que ya no queramos las obras, al contrario, seguimos insistiendo en la necesidad de arreglar la explanada de Covadonga, pero hay que hacerlo en el momento adecuado. Lo cierto es que ahora empiezo a respirar y creo que nos quedamos todos más tranquilos», apostilló.

Fernando Lastra, por su parte, aseveró durante su comparecencia en el parlamento asturiano que «la actuación está preparada en términos técnicos» y aseguró que su departamento dispone «del proyecto, la consulta a los organismos de protección de Patrimonio y de las adecuaciones presupuestarias» necesarias para poder acometer la actuación una vez pasado el verano y el 8 de septiembre, día de la Santina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos