Ocho horas de 'operación ballena'

Agentes de la guardería y técnicos debaten por la mañana. /
Agentes de la guardería y técnicos debaten por la mañana.

El cetáceo permanece en el Arenal de Morís tras una intensa jornada en la que los técnicos solo pudieron despiezar la cola

G. POMARADA PRADO.

El rorcual común de 18 metros hallado muerto en el Arenal de Morís, en Caravia, está poniendo a prueba al ser humano y a su sofisticada maquinaria. Cerca de ocho horas se prolongó ayer esta particular 'operación ballena' que culminó con un meritorio logro: el desmembramiento y la retirada de la cola del cetáceo. Dado el tamaño del ejemplar y los accesos a la playa, el traslado de una pieza se demostró imposible, por lo que la opción fue trocear el cadáver. Durante la mañana las tareas, en el que participan efectivos de la guardería y técnicos del Ayuntamiento y de Cogersa, se vieron dificultadas por la marea. Era poco antes de las cuatro de la tarde cuando conseguían entrar en acción cortando y trasladando la cola en un tractor hasta un contenedor de Cogersa, que se encargará de su tratamiento y eliminación. Todo ello ante una gran expectación del público y con trámites burocráticos de por medio, pues la consejería de Medio Ambiente tuvo que firmar una resolución para autorizar al consorcio la extracción.

Está previsto que hoy continúe la operación «con más facilidad, porque ya saben como hacerlo», cuenta la alcaldesa Salomé Samartino. Además, explica, «la dejaron protegida con una barrera de cantos» para evitar movimientos de las mareas.

El ejemplar, señala la alcaldesa, habría llegado muerto a la playa. Desde el Cepesma indican, además, que presentaba una extrema delgadez, síntoma de alguna patología. La ballena de Caravia es el ejemplar de mayor tamaño de esta especie encontrado en Asturias desde 2005, cuando varó en Tapia otro cetáceo de 22 metros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos